jueves, 10 de agosto de 2017

Ni Humildad, Ni Arrogancia





A lo largo de mi vida, he podido aprender que, cualquier postura extrema, siempre será negativa y se prestará para manipulaciones y engaños. Como ejemplo podríamos hablar de, la ultra derecha o ultra izquierda, en política; el machismo o feminismo, en temas de equidad de género; y en el caso que nos compete el día de hoy, humildad y arrogancia.


Creo que los dos conceptos han sido vilmente manipulados y llevados a su peor expresión, tanto para no aceptar los dones que tenemos, y por ende las responsabilidades que esto conlleva, o por el contario, para disimular dolores o frustraciones con posturas narcisistas. Para que me vayas entendiendo mejor, lo voy a tratar por separado, para que vos mismo saques tus propias conclusiones:


-    Humildad: esta genialidad la crearon estratégicamente para atentar contra tu amor propio y la confianza personal. Por eso, siempre te inculcaron el expresar tus logros con expresiones como “tuve la suerte de conseguirlo” o “Gracias a Dios se me dio”; cuando la suerte existe para los que salen a buscarla, y Dios le ayuda a los que se ayudan ¿O no se interpreta que ese es el mensaje implícito en un aparte de la Biblia?  Como frutilla del postre, nos hacen bajar la cabeza a cualquier abuso por la misma causa, a callar nuestras opiniones simplemente por no ser tomados como “agrandados”, y a no pensar diferente, porque el estado cambiara a “desadaptados”. Sinceramente no creo en la humildad, la saqué de mi diccionario de vida hace bastante tiempo y, por el contrario, en lo que creo, es en la sencillez, en obrar con el corazón, a pensar distinto y permitir de manera respetuosa que otros también lo hagan, a ayudar sin importar a quien, y menos aún, a salir a contar a los cuatro vientos, la buena obra que acabo de hacer. A demostrarme a mí mismo que soy el mejor, y que, día a día debería encontrar una versión propia superior, primero por mi beneficio y luego por el entorno que me rodea, que no implica solo a las personas, sino todo en general. Date la oportunidad de verte al espejo y enamorarte de vos, de contarle al mundo lo grandioso que sos, y lo principal, a demostrar que tus actos hablan más que tus palabras.


-      Arrogancia: aunque su origen se podría asignar a las monarquías, hoy su fabricante principal lo podríamos ubicar en las universidades, donde simples papelitos, llamados diplomas, nos los hacen ver, como el pasaporte irremplazable a la felicidad, el reconocimiento y la riqueza económica (la más pobre de todas las riquezas). Es así, como le colocamos títulos nobiliarios a nuestro nombre, cómo, por ejemplo, el corrosivo y muy perjudicial para la salud mental “doctor”. En nuestra vida se nos olvida ofrecer unas excusas o pedir perdón, por creer que eso no hará ver débiles; nunca nos colocamos en los zapatos de los demás y preferimos pensar que, nuestros derechos prevalecen por encima del resto de los mortales. De igual forma hacemos sentir cualquier muestra de poder que la vida nos haya asignado (padres, servidor público, político, deportista, ejecutivo empresarial etc.). Lo más preocupante del tema es que, la arrogancia es maravillosa para camuflarse como humildad, sino me crees, te invito a ir a algunos eventos públicos de caridad y me terminaras dando la razón.


Para finalizar quiero pedirte el favor, de no tomar este blog como una crítica, sino como un consejo de vida, para no ser abusado en tu buena fe, para alejarte de cualquier postura extrema que se te quiera acercar, y finalmente para tener presente que, para ser doctor se requieren de cinco a diez años, pero para ser señor se requiere toda una vida; adicionalmente, si en algún momento gozas de un instante de poder, lo sepas aprovechar de la manera correcta, ya que no te lo dieron para quedártelo o abusar, sino para gerenciarlo en beneficio de este mundo.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez

@sowhatcolombia

viernes, 28 de julio de 2017

La amistad Para Mí Marca Personal





La amistad desde hace muchos años atrás, ha sido para mí, uno de esos pilares que decidí cuidar, mantener y darle el valor que realmente se merece; simple y llanamente, porque lastimosamente creo que le hemos venido desvirtuando, y perdiendo con esto, la oportunidad de disfrutar en la vida de esos hermanos que Dios se le olvido darnos.


Hoy, escribiendo este blog desde mi Buenos Aires adorado, puedo comprobar el valor de la amistad y de todo lo que aporta en mi vida. La historia este viaje surgió meses atrás, cuando uno de mis ángeles de marca, postulo la conferencia de “Marketing Personal – El Arte De Saber Venderte”, al XII Iberoaméricano de Diseño, en la Universidad de Palermo en la Argentina. Sin tener la menor idea, fui contactado por los directores del certamen para ser informado que, tendría el honor de ser invitado a tener dos ponencias en dicho evento. Una vez organizada la agenda, empezaron los preparativos habituales, a la hora de afrontar una contratación, tanto de tiempo, desplazamiento, atención a medios, bueno, en fin, todas y cada una de las cosas que, se suelen gestionar. Aparte de la satisfacción de estar en un evento tan especial, empezaron a venir a mí, un sinfín de emociones y de detalles de amor de mis amigos que, hoy aparte de transmitirte un mensaje, quiero que sea la oportunidad perfecta, para brindarles el reconocimiento que se merecen, y una manera adicional de decirles: “muchas gracias por tanto”.


Fueron innumerables las invitaciones a quedarme en casa de amigos, tanto así que pasamos de los tres días, inicialmente agendados, a 15 días, para poder disfrutar aún más, de este momento mágico. Ni bien llegué, las atenciones, cuidados, invitaciones, muestras de amor sincero, han sido infinitas e indescriptibles. Sinceramente en muy distinta la sensación de despertar en un hotel, a la de, abrir tus ojos y sentirte en tu hogar, como me ha estado pasando en esto días, en casa de mis amigos de la familia Nocetti. Es demasiado lindo sentirse consentido, mimado, protegido, en pocas palabras importante para alguien, y ellos en realidad, sí que me la han hecho saber y sentir. Aún me quedan dos hogares más (Arce y Arguet), por ir a disfrutar, y sentir su calor, tan necesario, en este frio e intenso invierno argentino. De esta experiencia, me han quedado varias enseñanzas que, hoy comparto con vos y que, espero que también sirvan para que todos tengamos una mejor vida cada día:


-       Nunca me ha gustado quedarme en casa de nadie, debido a que siempre he pensado que –Me desagrada molestar a los demás – pero resulta que “suponemos”, y con base en esta suposición, sacamos conclusiones que es un error inmenso. Como resultado de esta acción, nos imposibilitamos de disfrutar de momentos inolvidables y privamos a gente que nos quiere, de renovar eso recuerdos en el día a día. Entonces a partir de hoy y vencida esta creencia, me propondré de tarea, al menos una vez al año, romper otra que afecte a mi vida, desarrollo o felicidad.

-       Confirmaron mi tesis acerca de “sentir y demostrar”, ya que muchas veces las personas se quedan con las palabras y los detalles en su interior y no los llevan al exterior, por miedo a verse vulnerables, supuestamente débiles, o ligándonos un poco al ítem anterior, suponiendo que sí, esa persona sabe que lo quiero, para que perder tiempo recordándoselo con palabras o hechos.

-       Confirmar que la ayuda, no solo está en lo económico, porque, el poder ampliar tanto mi estadía acá, no sería posible sin mi equipo de trabajo y mis ángeles de marca, quienes siguen laburando como un relojito suizo, sin necesidad de tener un policía detrás, simplemente, porque están enamorados de este proyecto, que sueña con intentar cambiar al mundo y dejar un legado a futuras generaciones.

-       Como me gusta tomarme la vida tan en serio, me comprometeré a sonreír cada día más, y a intentar hacer sonreír a todas las personas con las que comparto, o simplemente, me cruzo en mi trasegar por este mundo.

-       Que la seguridad no está en tener miles de personas armadas a tu lado para protegerte. Que la misma se encuentra en el abrazo, la palabra, el corazón abierto y el amor.

-       Que la amistad empieza en casa, con tus padres, tu pareja e hijos. Por eso debes ser equitativo, integro, sincero, leal, transparente, y permitirte darles y recibir de ellos, ya que son un tesoro absoluto.

-       Que de todo lo que siembres en tu vida, de eso mismo recibirás en la misma. Por eso trata de hacer las cosas de la mejor manera, no por interés, sino por ser coherente con tu existencia.

-       Finalmente, que la mejor manera de reunión con tus amigos y familia, debería ser al alrededor de una mesa y no simplemente de una botella de licor.


Yo creo que la sumatoria de todo lo antes expuesto y alguna situación adicional, que ahora escapa a mi pensamiento, son la composición verdadera de la “Amistad”. Por eso mi invitación del día de hoy es, a hacerte más amigo de ti mismo, de tu familia y tus verdaderos amigos. Esto te permitirá tener una vida más feliz, integra, coherente, protegida y valiosa. Lo anterior te permitirá ser una mejor persona y por ende una mejor y verdadera Marca Personal.



Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar. 


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia 

viernes, 14 de julio de 2017

Niños Que Son Marca Personal





Después de más de una década de tener el placer, la pasión y el honor de investigar, aprender, innovar, basado en el concepto de marca personal; podría aseverar con confianza absoluta que, he encontrado uno de los pilares más importantes a la hora de llevar adelante mi actividad profesional. Sé que en este momento te debes estar preguntando ¿Cuál podría ser?  A lo mejor te animas a decir, la ropa perfecta, el maquillaje inolvidable, el escenario futurista, las redes sociales con inversiones millonarias en publicidad, el aparecer en todos los medios de comunicación, que se yo… miles de opciones que me podrías dar, y que, aunque son importantes, no son la ganancia más relevante de este gran proceso de creación de la película de tu vida.


Sin dar más rodeos, quiero decirte que esta gran jugada maestra, radicará en el poder conectar al niño que fuiste, con el ser humano que hoy sos. Simple y llanamente con el objetivo de encaminarte en la dirección correcta, para que, esto te permita llegar a ser la marca personal que anhelas llegar a ser. ¿Te quedaste un poco desubicado con mi tesis? Déjame por favor darte algunas justificaciones, y al final me podrás decir, si estoy acertado o errado:


-      La primera que te quiero brindar, es la del dinero; porque cuando sos niño, el dinero, no es una prioridad, y lo mejor de todo ¡No es tu excusa predilecta para aplazar la búsqueda de lo que deseas! ¿Querés un avión? Y una hoja de papel te lo soluciona, ¿Querés un auto? Y una caja con un cordón es la alternativa. Con esto no te estoy sugiriendo que te volvas conformista o mediocre, por el contrario, te invito a aprovechar todos y cada uno de los recursos que tenés, y deja de pensar en lo poco que te hace falta. Haz mucho con poco, ahí está la inteligencia real, no en los títulos de una universidad.

-  Cuando éramos niños y queríamos algo, aún sin hablar nos hacíamos entender, gritábamos, gesticulábamos, llorábamos… lo que fuera, pero lo conseguíamos. Ahora, nos conformamos simplemente, con colocar un lúgubre y solitario estado de redes sociales – eso sí, esperando un millón de “Me Gusta”, o en el peor de los escenarios, rogando despertar la lastima ajena.

-     El niño es auténtico y dice las cosas, tal y como se le vienen a la mente, sin maldad o deseos de herir. De la misma forma lo realiza con sus estados de ánimo, si está feliz ¡Esta feliz! Y no le interesa contarle a nadie en Facebook que lo está; simplemente con una sonrisa ilumina su vida y la de las personas que le rodean.

-    Juega e interactúa con la mayoría de niños que le rodean, sin preguntar ¿Dónde vives? ¿Qué estudiaste? ¿Qué auto tenés? ¿De qué universidad sos? ¿Cuáles son tus apellidos y de dónde vienen? ¿A cuál club social vas? ¡No pregunta nada de esas tonterías! Simplemente lo hace y ya. En pocas palabras, no segmenta sus amigos con respecto a raza, credo, color de piel, género o posición económica, como si lo hacemos de “grandes”.

-   Son artistas y se lo demuestran al mundo, con un orgullo absoluto, sin importar la opinión de los “expertos” o ser la portada de una revista muy afamada. Lo hacen simplemente porque algo dentro de sí, los movió y ya, no necesitan de una motivación adicional. De grande reprimimos estos deseos en algunas ocasiones por pena, el qué dirán, los títulos universitarios o debido a que la tarjeta de presentación dice CEO (Conformista Ejecutivo Obsesionado).


Definitivamente no ha existido en mi vida acto más inteligente, liberador y sanador que, el haberme permitido volver a conectar el niño que había sido, al hombre que hoy soy; esto me ha permitido volver a sonreír, pensar menos en querer darle gusto a todo el mundo, a quedar bien porque si, a vivir mi vida y no la de los demás, en pocas palabras, a ser mejor persona, y con base en esto, a descubrir mi sentido de vida, que me ha acercado a la felicidad real, primer paso en la construcción de cualquier marca personal. Como soy un convencido de enseñar con base en el ejemplo y la experiencia, he plasmado todo esto en la corriente de entrenamiento, formación y fortalecimiento para marcas personales, llamada MarketCoach, para que esto no solo me sirva a mí, sino que, por el contrario, pueda impactar la vida de muchas personas, con miras en el sueño de vivir algún día en un mundo mejor, sin tanto prejuicio, manipulación y presión.


Pdta. Se niño en tu esencia, y súmale la responsabilidad, carácter, coherencia, en tus actos y palabras, del adulto. No te imaginas lo resultados que vas a obtener.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

viernes, 7 de julio de 2017

¡Saber Decir Adiós!





Hay una canción del gran genio eterno de Gustavo Cerati, llamada “Adiós” y que en una parte de la misma recita algo como “No es soberbia es amor, poder decir adiós, es crecer”; y que le da la apertura perfecta al tema que quiero tratar el día de hoy, que no podría ser otro que, el de saber decir adiós o tener la fortaleza para cerrar ciclos.

Aunque la connotación de la canción y el primer mensaje que se te debe venir a la cabeza, tendrá que ver con el amor y las relaciones de pareja, quiero decirte que no es el único aspecto de la vida en el que cobra un valor absoluto. Por eso te invito a que lo desarrollemos en varios escenarios:

-      Amor: estar enamorado definitivamente, es el estado más hermoso del ser humano, vemos las cosas desde otra perspectiva, todos los problemas tienen solución, no existen días tristes; por el contrario, parecen que todos son primaverales, una llamada o un mensaje nos lleva al infinito, y qué decir de una caricia; mamita querida, pareciera que es suministrada por el mismo creador. Pero qué pasa cuando todo esto ya no es tan mágico, tan sublime, tan color de rosa y, por el contrario las cosas se hacen lúgubres, planas, monótonas, conformistas, todo como resultado del descuido de la pareja o porque se nos fundió el amor… pues sencillamente hay que hacer un alto en el camino, hay que mirarse a los ojos y decirse la verdad; entender si aún hay algo para reparar o definitivamente hay que cambiar, y no ancles las bases futuras a supuestos, porque eso es arar en el mar. Recuerda que el amor que se fue, nunca volverá, que cuando pasas un límite el retorno es imposible, que cuando te falta el aire, hay que salir a buscarlo a la superficie, y que las lágrimas que vas a derramar hoy, capaz que son las que te van a limpiar los ojos y te permitirán ver con claridad, hacia donde tenés que mirar. Olvídate de lo que dice tu entorno, los preceptos sociales o religiosos, olvídate de todo y solo piensa en vos. Analiza que a veces para poder vivir, requerimos primero poder morir. Entonces nunca permitas que alguien sea tú prioridad, cuando vos tan solo sos una opción más; y en un futuro cuando aparezca la persona correcta, vas a agradecer a todas las que se fueron.


-      Familia: muchas veces pensamos que ser familia, se reduce a compartir un apellido, y que, por esta circunstancia, deberíamos permitir atropellos, habladurías, intromisiones, abusos, que dejan marcas imborrables. Craso error, de los seres humanos; familia es amor, comprensión, respeto, admiración, cuidado, protección, prioridad, lealtad, calidez, y un millón de cosas más, mismas que me hicieron entender que, algunos de mis hermanos tenían apellidos diferentes al mío (Nocetti, Arce, Lospennato, López, Muñoz, Montes, Rodríguez, Reyes etc.) pero no importaba, porque al final de cuentas, había una conexión y una seguridad que reemplazaba cualquier paradigma que tuviese. Entonces te invito a darte tu lugar, a respetar y exigir tu respeto, a saber dar vuelta a la página, a aquellas noticias del pasado que nos amargan el presente y, por ende, oscurecerán el futuro.


-      Amistad: en algunas ocasiones por ese virus mortal, que nos han instalado, de la supuesta popularidad o necesidad de aprobación de los demás, permitimos la aparición de aquellos amigos que te ven como Google, y que solo te buscan cuando necesitan algo. Este tipo de personas son de manual, porque te llaman después de mucho tiempo de no hacerlo, y lo primero que te dicen es “Usted si es un ingrat@”, sino lo llamo yo, nunca me saludaría… acto seguido viene el pedido del favor. Para seguir en la onda musical del principio resumiría la intención de programación neurolingüística, en una canción de Charlie García que se llama “Filosofía barata y zapatos de goma”. Date tu lugar y responde que la comunicación es bidireccional, así que no sos el único obligado a hacerlo, que no vas a hacer un favor, o que, si solo va a buscarte para pedir favores, que le agradeces el detalle de borrarte de su lista de contactos. Recuerda las personas llegan, hasta donde nosotros lo permitimos.


-      Trabajo: con ese cuento chino de Adán y Eva, nos hicieron ver el trabajo como un castigo de Dios; y en realidad, basado en lo que siento por mi trabajo, puedo decir que es absolutamente todo lo contrario, ya que es el regalo más lindo y maravilloso que el creador me pudo brindar. Por eso si hoy no eres feliz en lo que haces, te invito a tomar un riesgo, a salir de tu zona de confort aparente, a que dejes de vender tus sueños, por unas cuentas monedas, y emprendas un plan de acción. Deja de pensar en la pensión, que al paso que vamos, la van a colocar a los 200 años y la radicación de la documentación, la tendrás que hacer subiendo el Everest de rodillas. Deja de decir… “Me quedaré acá otros mesesitos, mientras mi emprendimiento toma más forma”, porque eso es mentira, y no vas a hacer bien, ni tu trabajo, ni tu proyecto soñado. La vida es de retos ¿Qué estas esperando para asumir el tuyo?


-      Excesos y mitos: no siempre he sido la persona organizada y con deseos de mejoramiento constante que soy hoy, a mis 43 años de vida, también tuve un pasado medio complejo, donde la fiesta y la joda me gustaban más que nada. Pero algún día me vi al espejo y me pregunté ¿Qué carajos haces ahí? E inmediatamente salí a la vida a encontrar la respuesta; no hubo un día de aplazamiento, no hubo una prórroga, no hubo nada, tenía que ser totalmente radical y así fue. Hoy 14 años después doy gracias a Dios por la decisión que tomé, de no ser así, hoy no tendría el honor de ser leído por alguien como vos. Así que mira que no está sumando en tu vida… el alcohol, las drogas, la procastinación, el juego, el miedo, el qué dirán, los rencores, o lo que se le parezca, y hacéme un favor muy, pero muy especial ¡Mándalos a la MIERDA!


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez

@sowhatcolombia

jueves, 22 de junio de 2017

La Ley del Menor Esfuerzo





¿Te has puesto a pensar por qué a veces no alcanzamos lo que nos proponemos? Pueden ser infinitas las respuestas o las excusas, para tratar de encontrar una justificación, a la respuesta de la pregunta anteriormente hecha. El día de hoy, me quiero centrar en una de las posibilidades, y que radica en algo popularmente conocido lastimosamente, como “La Ley del Menor Esfuerzo”.


Nos estamos acostumbrando a querer todo inmediatamente y sin mayor compromiso, a vivir de una mal llamada – malicia indígena – a pasar por encima de los demás, con el fin de sacar réditos propios. Como confirmación de lo antes expuesto y sin querer generar un manuscrito dedicado a la crítica, sino que por el contario, sea una invitación a la concientización y el cambio, te comparto algunos ejemplos para que evites caer en estos errores tan malignos:


-      En lugar de hacer ejercicio para tonificar el cuerpo, liberar estrés, tener una mejor salud cardiovascular, lo cambiamos por procesos quirúrgicos invasivos o gimnasia pasiva.  

-      En lugar de crear y perseverar, para conseguir lo que anhelamos, preferimos quedarnos toda la vida en un trabajo que no nos gusta, que hacemos de mala gana, amargando nuestra propia vida, la de nuestros compañeros de trabajo y hasta la propia familia.

-      En lugar de decir ¡NO! Le llevamos la idea a todo el mundo, con invitaciones, salidas, favores, compromisos y lo que se le parezca, con la excusa de una supuesta diplomacia y una falsa amabilidad; cuando en realidad, es una muestra clara, de falta de carácter.

-       Para no decirle a alguien que no quieres responder sus mensajes en el famoso WhatsApp, es más fácil hacer la modificación de la aplicación, para que no muestre las dos líneas azules que confirman la recepción y la lectura. Lo complejo de lo anterior es que, todo el mundo ya sabe de dicha manipulación, y se da cuenta de tu actuar, generando desconfianza, o la sensación real de descortesía por tu falta de respuesta.

-      No somos capaces de decirle a alguien que conocimos, nos llama la atención, que, tan solo queremos una aventura, y prometemos amor, fidelidad, lealtad, pasión, ternura, idilio, etc. pero tan pronto se consigue lo que en realidad se quería, se termina desapareciendo, sin dar la cara, con el fin de no asumir la responsabilidad, por sus palabras y los actos.

-      Perdemos la oportunidad de demostrarle a nuestros seres amados, todo lo que sentimos por ellos, simplemente porque, con una publicación romanticona, ya sentimos que hemos cumplido a la presión social, y eso no hace sentir geniales.

-      Nos volvimos los genios del hashtag, #NiUnaMenos, #JeSuiCharlie, #HaganAlgo #TodosSomosYuliana #PrayForVenezuela etc. Pero al ver a alguien en peligro o ser testigo de un delito, bajamos la mirada y nos desentendemos de la situación, con la excusa de ¿Para qué meterme en cosas que no me importan?

-      Arriesgamos hasta la libertad y la dignidad, por el simple hecho de poder obtener un atajo financiero.

-      En los sistemas de transporte masivo, es más fácil arriesgar la vida, antes de pagar un pasaje, o hacernos los dormidos, para no ceder el asiento, a quienes están asignados realmente.


Podría hacer una interminable lista de situaciones similares a las anteriores, pero gracias a Dios la vida me enseñó a centrarme en las soluciones y no en los problemas. Por eso el día de hoy, te hago una respetuosa invitación, a ser los generadores de cambio, a ser inspiradores de las personas que nos rodean, lográndolo con nuestro propio ejemplo. Entonces empecemos a mirar la vida a los ojos, seamos apasionados por nuestros sueños, sintamos nuestro corazón en el lugar que late más fuerte, para saber que allí, es el lugar donde debemos estar, para dar lo mejor de nosotros, para hacer historia, dejar un legado, encontrar nuestra mejor versión, ser libres de verdad, con una felicidad plena y un sentido de vida en plenitud.


Pdta. Da lo mejor de vos a la vida, para que ella te devuelva lo mejor que tiene.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia