jueves, 22 de enero de 2015

1er. Pecado capital: en Recursos Humanos:






Algunos empresarios de PYMES creen que pueden  hacer y  deshacer  con su personal,  que  pueden  contratar  o sacar  a las patadas a su talento humano, y que  millones de personas  estarán  frente a  su puerta  esperando  por una vacante,  como  si esta  fuese la  gran panacea  de la  vida.


Por la forma de actuar y de pensar de la cabeza de la compañía, esta seguramente tendrá  una  rotación muy alta   en  su personal, y lo más grave es que no ve lo que en realidad le  cuesta eso a  su  empresa. Algunos  me  dirán que para poder rotar, pueden contratar los servicios de una empresa proveedora de  personal  o  caza talentos, pero el costo de ello es muy alto

Además, deben medir también el impacto que puede generar el hecho de que los exempleados salgan a hablar  mal de  su  empresa o de  usted: Un costo a la imagen, que impactará seguramente en su reputación.   


Adicionalmente, con la rotación, se hace necesaria la capacitación constante de personal, con lo que se gastan recursos de la empresa, o lo que podría ser peor, lanzar a personal inexperto a realizar labores especializadas.


Cuando usted  contrata  empresa para  hacer  reclutamiento también tiene  que  estar muy atento a la  situación. Contratar por  contratar   le  cuesta  y  es  perjudicial para  su empresa. Para algunas de esas organizaciones es mejor que su empresa rote, pues facturan más.


Por eso, si va  a contratar una  empresa para la  gestión antes mencionada, le  aconsejo que sea una  empresa  integral,  y esto no quiere  decir la más  costosa, pues muchas  de estas  están  ubicadas  en las   que mencione  en el párrafo anterior: Contrate  con una  empresa   que le  maneje  el clima organizacional,  capacitaciones, actividades  indoor y outdoor, temas de salud  ocupacional  y que tenga personal  capacitado, profesional  y con verdadera  experiencia en dichas  funciones.


Pague completamente a sus empleados sus salarios, bonos, seguridad  social, pues al no  hacerlo, desmotiva al  empleado. Adicional a esto, no puede  exigir  ética  a  sus empleados  si usted  no la  tiene  con ellos.  El respeto no se  exige, el respeto se  gana.

Cuando comparta  su espacio laboral con alguien  de  su  familia  y más  aun con su pareja, por favor  nunca  mezcle esta  relación con los  estados  de ánimo, toma de decisiones o trato a los  demás. Nunca comparta sus  sentimientos, emociones, secretos, intimidades el su lugar de  trabajo con  los  miembros del mismo. Pues, quienes  hoy le  oyen y le festejan, mañana posiblemente le  chantajearán.


Que le  vean a  usted  discutiendo,  gritando, regañando o irrespetando a  su pareja, hará  que  sus empleados  vean a su empresa  como un sitio sin dirección, organización  y a la que no debe  guardarle  respeto alguno.


De   igual  forma  que  su empresa  sea  el proveedor  de  emociones sentimentales  o  íntimas es  igual de   grave, ya que por lo mismo, usted no puede  ser  objetivo, se   hace  muy manipulable, así  usted   diga  que  maneja la  situación,  y que   esa  persona  sabe diferenciar,  esta  100%  errado.


No se puede  ser   juez y parte, eso nunca. Cuando  usted, empresario   o empresaria  PYME, se  dé  cuenta,  va a tener a alguien  totalmente   incompetente  en la  función, alguien con ínfulas de presidente, alguien  con sentimiento de que  usted  es  el  empleado de  él  y no al revés.  No descarte el peor de   los  escenarios donde  usted termine  siendo extorsionado por  mantener el  silencio de  esa persona. Piense   que  como llegó a  su empresa  y pudo tener  algo con usted, también lo  puede divulgar sus intimidades en otra empresa, a la que llegue a “hacer amigos”, incluso a su competencia. ¿Quién lo (la) puede culpar, si fue usted quien mostró su faceta personal en su sitio de trabajo?


Además, le recomiendo que revise a sus proveedores, ellos también son clientes y empleados, al mismo tiempo, y más vale que tenga cerca a los que le son realmente útiles, “no duerma con el enemigo”.


Nos interesa mucho su opinión y brindar temas de interés, por lo que lo invitamos a escribirnos y a darnos  su opinión y a proponernos temas, para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia
Corrección de estilo: Mario Leonardo Murcia Pabón

No hay comentarios:

Publicar un comentario