miércoles, 25 de febrero de 2015

La marca personal y los títulos universitarios






Crear una marca personal cada vez está más distante de ligarla a una consecución innumerable de títulos o galardones universitarios. Lo anterior puede cobrar valor en los momentos de la búsqueda laboral, aunque en países como España han perdido una enorme fuerza los deseos de acumulación de titulaciones y se encaminan más por la obtención de experiencia laboral. Claro, la primera cierra puertas y la segunda genera el efecto contrario, como lo indican los estudios del sindicato juvenil de la UGT, (Avalot), que aseguran que el 44% de los jóvenes catalanes trabajan por debajo de su preparación. Lo anterior fundamentaría el viraje dado por las universidades en Europa a su mercado objetivo, y que enfilaron con fuerza hacía Latinoamérica.


Hago referencia de España por ser el país con más personas sobrecualificadas de Europa. Un 31% de los trabajadores de entre 25 y 54 años tienen un nivel de formación por encima del que les exige su empleo, cuando la media europea se sitúa en el 19%. Se trata de titulados universitarios, sobre todo, y de FP de grado superior que han acabado ocupando trabajos que no requieren de tal preparación. Los datos que la oficina de estadística Eurostat difundió correspondían al 2008, cuando la tasa de paro estaba muy por debajo del 22,6% actual (45% entre los jóvenes), así que es posible que hoy en día haya aún más personas en esta situación.


Alguna vez en mi Twitter personal, escribí lo siguiente: “¡Como la vida no puede crear tantos genios lo contrarresta con diplomas universitarios que hace nque gente común se sientan como si lo fueran!” Fuerte, mordaz, pero al mismo tiempo real.


Me causa una absoluta gracia ver cuando en grupos de amigos, se presentan y se restriegan en la cara cuanto diploma, título, profesión, especialización, curso, maestría, doctorado, han podido hacer. Pareciera que esta situación hace que se sientan más seguros y con base en lo mismo, puedan disimular miedos, frustraciones, resentimientos de su vida.


Se nos ha mal vendido la idea de que solo las personas con títulos o diplomas son importantes en esta sociedad; por eso lo invito a que por un momento, se coloque a pensar acerca de aquellos seres humanos aparentemente sin valor por su trabajo y falta de estudios, que terminan siendo mucho más importantes que tanto diploma andante que nos cruzamos día a día en nuestras vidas. Piense que cómo sería la seguridad de donde usted vive, sino contara con los servicios de vigilancia. Más fácil aún, qué sería de las ciudades sin las personas que hacen la recolección de la basura y su posterior reciclamiento… ellos sí que son vitales, insustituibles y profesionales en realidad.


De ahí me surge la idea de ¿Para qué diplomas o títulos universitarios? Si no es para ser gente útil a esta sociedad. ¿Será que sirven los diplomas o los títulos universitarios para los genios de la ciencia que inventan armas químicas, bombas atómicas, misiles de destrucción masiva? Sí usted lo analiza, esta gente debe haber pasado muchos años de su vida estudiando, probando, desarrollando y obteniendo como producto final lo antes mencionado. ¿Valió la pena?


Ahora analicemos a nuestros políticos; los aparentemente padres de la patria. Todos están llenos de diplomas, títulos, cartones universitarios… reales o comprados pero llenos de los mismos, que poco o nada le sirven a un continente que cada vez es más violento, corrupto, pobre, desigual, atrasado, corto-placista y con menos oportunidades al acceso a esa educación superior de la que ellos hacen alarde.


No puedo entender como en este nuevo siglo la gente aún le saluda, es su amigo, pareja, decide o revoca el derecho de entablar cualquier vinculo con usted, únicamente porque tienes o no un título universitario; ¡Pero ojo! solo universitario, porque técnico no les sirve… risible, deprimente y desconcertante.


Son de terror los que se hacen llamar doctores a toda costa o le corrigen sí por error en algún momento les dijo señor o les llamo por su nombre. Para ellos les dejo esta reflexión: “Para ser doctor se puede tardar de 5 a 10 años, para ser señor toda una vida”.


En mi trabajo he aprendido mucho de las universidades, a las cuales les agradezco, pero muchísimo más he aprendido del empresario PYME, que estudió hasta 8vo. grado de educación básica, el domiciliario, vigilante, el cocinero empírico -que tiene la receta perfecta en sus manos, su corazón y no en sus libros-. Hablando de este último, es decir el personal de cocina, mesa y bar, valoro absolutamente a los técnicos, que en el caso de Colombia -país desde donde escribo el día de hoy- se gradúan de una entidad gubernamental llamada el SENA, que son los mejor capacitados, guerreros, apasionados, comprometidos y todo terreno.


Si analizamos a nivel mundial a los grandes referentes empresariales y que han cambiado nuestras vidas, encontramos que la mayoría nunca llegaron a obtener un título universitario, pero con todo y eso lograron dejar una marca imborrable en su andar. Para no extenderme tanto le daré algunos pequeños ejemplos de mi apreciación:


Steve Jobs
Una de las historias más famosas es la del fundador de Apple, Steve Jobs, quien se inscribió en el Colegio Reed y tras seis meses desistió, aunque no abandonó los estudios; simplemente se dedicó a asistir a las clases que le parecían más interesantes.


Bill Gates
El más famoso de estos frustrados estudiantes, es fundador de Microsoft, una de las empresas de tecnología más grandes en el mundo.


Mark Zuckerberg
También muy conocida es la historia del fundador de Facebook, la red social más importante del mundo. Zuckerberg abandonó sus estudios en Harvard para dedicarse por completo al desarrollo de su proyecto.


Michael Dell
El director ejecutivo de la compañía que lleva su nombre comenzó vendiendo kits para computadoras personales, cuando se preparaba para ser estudiante de Medicina en la Universidad de Texas.


Richard Branson
El dueño del Grupo Virgin es el ejemplo perfecto de que alumnos con bajo desempeño académico pueden ser exitosos; él lo hizo al darse cuenta de que podía tener una rápida empatía con las personas.


Ralph Lauren
Hijo de inmigrantes judíos y nacido en el Bronx, ha logrado crear uno de los imperios de moda más grandes de los últimos tiempos. Asistió a Baruch College para estudiar una carrera en negocios, pero la abandonó tras dos años.


Roman Abramovich
Aunque no sé sabe a ciencia cierta a qué Universidad asistió el dueño del equipo de futbol británico Chelsea, los rumores de su abandono a los estudios universitarios son constantes.


Larry Ellison
El fundador de la empresa Oracle comenzó sus estudios universitarios en la Universidad de Illinois, pero debió interrumpirlos debido a la muerte de su madre adoptiva. Posteriormente ingresó a la Universidad de Chicago donde por primera vez se encontró con el mundo de la computación, abandonándola después de solo un semestre.


Esta muy bien el estudiar y capacitarse cada día más, pero por superación personal, por querer siempre tener mejores conocimientos, por nosotros mismos, pero no para que eso nos de estatus (o sea el camuflaje de nuestras debilidades).


Con lo anterior no quiero generalizar ni desconocer el trabajo altamente calificado de muchas universidades o profesionales íntegros, que día a día dejan lo mejor de sí para construir cada vez más; simplemente es para invitar a hacernos un examen de consciencia, una evaluación del por qué estudiamos y para qué lo hacemos, y con base en esto en verdad optimizar los esfuerzos, las capacidades, los valores y las herramientas que nos pueden brindar las instituciones para llegar por fin a una sociedad más justa, cero discriminadora e igualitaria.


Me interesa mucho su opinión y brindar temas de interés, por lo que le invito a escribirnos, a darnos  su opinión y a proponernos temas, para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia

Fuente: Marco Antonio Gómez http://ow.ly/JDLes
La Vanguardia de España: http://ow.ly/JDYMB

No hay comentarios:

Publicar un comentario