martes, 17 de marzo de 2015

¡Que No Mueran los Detalles!






Quien no ha escuchado esa famosa frase de “escoba nueva siempre barre bien” cuando empieza una relación laboral, personal, sentimental o de cualquier índole. Parece que la mayoría de las personas se esfuerzan por dar una excelente primera impresión o entregar lo mejor al inicio de las situaciones, pero después de algún tiempo, para algunos más corto que para otros, esta vocación empieza a cambiar y todo se transforma en algo plano o rutinario.


Cuantas veces le ha pasado a una empresa que ese ejecutivo o funcionario recién contratado da unos resultados maravillosos, deslumbra a todos, se proyecta como una de esas personas que podrían llegar a hacerse casi insustituibles y en el corto o mediano plazo se queda sin energía, vocación, pasión e ideas.


Ese amigo que tuvo grandes detalles con usted, le decía que siempre podía contar con él y cuando se dio ese preciso instante de necesitarle se quedó usted sin su ayuda, acompañamiento, consejos, soporte. Resumiendo, le dejó en el aire y con mal sabor por la situación.


Y en pareja es la constante más habitual; porque iniciamos con un sinnúmero de detalles, atenciones, promesas que poco a poco se van esfumando. Es curioso ver como las parejas siempre empiezan el proceso de conquista o los primeros momentos de la relación, disfrutando de valores agregados al amor, como sacar tiempo, no importando la cantidad de obligaciones, compromisos o limitantes del mismo, para hablar, escribirse, conectarse vía tecnológica. Es indiferente, si es en el día, en la noche o en la madrugada, porque el sueño y el cansancio no importan en este preciso instante. Ni que hablar, de lo que corren para poder verse y al menos darse un beso. Esa llamada, ese mensaje al correo o equipo móvil celular, la efusividad del encuentro, la preocupación del bienestar del otro, y lo más importante: la prioridad sobre todas las cosas.


Desafortunadamente después de un corto, mediano o largo plazo -porque lo hay para todos los gustos-, lo antes mencionado empieza a tener una desaceleración y la intensidad no es la misma. Ahora los problemas del trabajo sí importan, las reuniones son impostergables, el cansancio del día es insoportable, el estrés es inmanejable, ahora sí cuenta dormir, porque sino al día siguiente no rendirá en sus obligaciones, el tráfico de la ciudad es impedimento para el encuentro. En fin, la lista me puede dar para escribir un libro, y no es el objetivo del día de hoy.


Con todo lo anterior estaría bien que analizara algunos aspectos como:


-      ¿Está tan comprometido(a) con la relación, como al principio o simplemente la mantiene porque es mejor malo conocido que bueno por conocer?


-      ¿Mantiene su relación por amor o simplemente por no estar sin pareja en la vida?


-      ¿Esta seguro(a) de que aquellos detalles que le deslumbraron al iniciar la relación aún consiguen ese mismo efecto, o tan solo fueron un espejismo?


-      El aire que respira y da vida a su relación, ¿es proporcionado por el amor de pareja o por no quedar en ridículo con su entorno, que le escuchó al inicio de la misma aseverar -sin margen al error- que había encontrado la media naranja de su vida?



Piénselo bien y no pierda o haga perder el tiempo a otras personas, no genera falsas expectativas, no engañe, no desaproveche las oportunidades que le da la vida, no sea conformista, valore, viva día a día con intensidad, entréguese sin importar si se trata de una relación laboral, de amistad o de pareja, y no esperemos a que algún día le digan: “nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde”.


Nota especial: Blog dedicado a mi abuelo que me cuida desde el cielo. A mediados del 2014 y por más de 75 años luchó, protegió y llenó de amor a nuestra familia.


Me interesa mucho su punto de vista y brindar temas de interés, por lo que le invito a escribirnos y a darnos  su opinión y a proponernos temas, para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide su amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR

@sowhatcolombia

jueves, 12 de marzo de 2015

La Marca Personal y sus Relaciones Públicas






En los tiempos que vivimos, donde el desarrollo de una marca personal pasó de ser un lujo a ser necesidad, sus relaciones públicas también deberían tomar dicha importancia y realce.


Al igual que las relaciones públicas de una empresa, deberá tener unas políticas corporativas (Misión, Visión, entre otros), que le ayuden a saber, conocer y trazar el cronograma de actividades a ejecutar. En el caso de una marca personal, dichas políticas corporativas deberían estar ligadas a su plan de vida o marketing personal (hábitos, comportamientos, ética, valores, metas objetivos); usted debería conocerlos desde el paso número uno de la construcción de una marca personal, y que es el armado de la estructura de la misma. Yo siempre recomiendo, con base en lo anteriormente expuesto, sumarle y no solo de palabras, sino más de actitud, valores como: coherencia, amistad, lealtad, agradecimiento, servicio al cliente y retribución a la vida. 


Le invito a retirar dos mitos de su cabeza: que las relaciones públicas solo son para las grandes personalidades, el primero; y que las mismas solo son necesarias para altos cargos ejecutivos de personas mayores, el segundo. Las dos son una falacia; ya que no importa en qué etapa de su vida esté, siempre serán un engranaje clave en la construcción de las metas y objetivos que se trace en su vida.


Con base en lo anterior quiero brindarle algunos tips que pueden serle útiles a la hora de manejarse con su entorno en temas de relaciones públicas:


-      Sea buena persona porque le nace y no porque le toca; ayude a cuanta persona pueda, ya que usted no sabe en el futuro y con los cambios de la vida quién le pueda devolver la mano. No discrimine por raza, credo, físico, ideología, ni por nada que se le parezca; por el contrario valore porque somos seres humanos y eso es más importante que nada.

-      Aprenda a escuchar antes que a hablar; por algo la vida nos dio dos orejas y tan solo una boca.

-      Que su palabra sea una marca registrada, mucho más sí está sacando adelante su emprendimiento, ya que esta será su norma de calidad y valor agregado.

-      Responda cada correo, mensaje de red social, llamada telefónica, intento de contacto o cualquier acercamiento que la gente de manera respetuosa haga hacia usted. Lo anterior implica también las criticas y la aceptación de errores que deben tener un protocolo de manejo y respuesta; nunca responda irrespetos o diferencias de opinión con agresividad, tómese su tiempo para respirar profundo, calmarse, tener cabeza fría y ahí sí hágalo.

-      Que la puntualidad y el respeto por los tiempos de los demás siempre estén en el orden del día, no caiga en el error de los tontos que piensan que hacer esperar es hacerse el importante o el interesante.

-      Las relaciones públicas siempre deben ser comerciales o de alianzas estratégicas reales, que proporcionen crecimiento equitativo para las partes que intervienen.

-      El buen humor y el carisma son llaves que abren puertas, aprovéchelos si son naturales en su personalidad, sino, no lo haga; de igual forma no abuse de ellos porque es muy delgado el hilo que separa el ser atento a pasar a ser insoportable.

-      Si maneja el protocolo o la logística de un evento empresarial, no deje nada al azar. Tenga una hoja de ruta con la descripción detallada de confirmación de vuelos, transportes, hoteles, seguridad, comidas, bebidas,  salidas turísticas,  horarios, números de contacto tanto suyos para los visitantes como de estos para poder hacer su propio seguimiento a ellos, correos informativos antes del evento y de agradecimiento post evento, entre muchas otras cosas.

-      Lo último y más importante: “Cuando estás en relaciones públicas no te pagan por ser bonito físicamente, por tener los sitios de moda, por hablar mucho; te pagan y valoran tu gestión profesional, por ir un paso delante de todo (problemas, competencia, improvistos)”.


Me interesa mucho su punto de vista y brindar temas de interés, por lo que le invito a escribirnos y a darnos  su opinión y a proponernos temas, para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia

Fuentes:
Diario PR Comunicaciones: http://ow.ly/JVh6D

Fotografía blog: www.dreamstime.com  

jueves, 5 de marzo de 2015

La Marca Personal y las Relaciones Públicas en las Empresas






Con el pasar de los días, vemos que las organizaciones necesitan con una mayor urgencia referentes a la hora de manejar sus relaciones públicas; por tal motivo es un momento clave para que las mismas hagan un viraje importante a la hora de su administración, ejecución y medición. Con base en lo anterior, toma más protagonismo el tener marcas personales que les representen y les ayuden a crecer.


Empecemos por definir que las relaciones públicas (RR.PP. o PR si lo expresa en ingles), son el conjunto de estrategias y acciones destinadas a crear y mantener una buena imagen de la empresa, tanto con el público en general (clientes, inversionistas, socios, competencia, instituciones públicas, gubernamentales o de control, ONG´s, grupos de opinión, entre otros), como ante sus propios funcionarios, que terminan siendo esos embajadores de la marca en el entorno que los rodea.  


De manera infortunada, Latinoamérica convive con un concepto absolutamente errado de esta actividad, y lo promueve al asociar la misma simplemente a mujeres muy llamativas en lo físico (ex modelos o ex reinas),  que por lo regular hablan de manera particular, para con esto denotar que son  de una clase social alta (como si eso importara); o personas que manejan la actividad de fiestas y bares en las ciudades donde están ubicados o realizando cualquier evento de la organización, para citar solo dos ejemplos de los crasos errores en los que no puede caer su empresa u organización a la hora de gestionar dicha actividad.


Las relaciones públicas van más allá de simples protocolos de comportamiento, saludos o mesa, de la característica “Doctoritis” Latinoamericana y unos comunicados de prensa. Es tan real esta afirmación que según el reporte internacional anual del 2014 de “The Holmes Report”, el mercado internacional de la industria de agencias de comunicación y Relaciones Públicas aumentó sus ingresos un 11%, la mejor cifra desde que comenzara la crisis en el año 2008. Otro de los datos que arroja el informe de The Holmes Report es que la industria de agencias de comunicación y relaciones públicas da empleo a más de 80.000 profesionales, una cifra que aumenta con respecto al año 2012, donde el número de empleados alcanzaba los 75.000.


El Management (el proceso de la optimización de los procesos), será otro canal de crecimiento para las marcas personales. Muchos conceptos de la marca personal y el management transitan los mismos caminos, como podría ser el liderazgo, el equilibrio entre la vida personal y la laboral, felicidad y pasión por lo que se hace, generación de una vocación neta para poder potencializar a los ejecutivos en entrenamiento, saber armar equipos de trabajo con el fin de poder llegar a delegar de manera idónea responsabilidades, entre muchas más que podría mencionar. Sí nos detenemos a analizar la explicación del padre de la era moderna, Peter Drucker: "La tarea fundamental del management sigue siendo la misma: hacer que las personas puedan ser capaces de desarrollar una acción conjunta al darles objetivos comunes, la estructura correcta y el continuo adiestramiento y desarrollo que precisan para alcanzar resultados y enfrentar el cambio", entenderán que mi aseveración no es un invento, sino que está basada en expertos que me sirven de maestros empresariales.


Estas marcas personales no pueden ser externas a la empresa, porque se requiere que la misma hable el idioma de la cultura corporativa misión, visión), se coloque y transpire la camiseta, tenga el contacto permanente con el cliente interno, lidere procesos de cambio, crecimiento, alianzas y protección de la marca, conozca de la competencia, genere contenidos propios o de partners internos para suplir el material que la estrategia de marketing digital requiere, y debe ser un conocedor absoluto del bien o servicio que representa. Lo anterior no implica que no puedan tener una consultoría o asesoramiento de una agencia externa que potencialice las capacidades del ejecutivo, busque el crecimiento del ser, su imagen personal, genere estrategias, maneje reportes de indicadores de ROO (Return on Objectives), entre otras cosas.


Me interesa mucho su opinión y brindar temas de interés, por lo que le invito a escribirnos y a darnos  tu opinión y a proponernos temas, para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia



Fuentes:
Diario PR Comunicaciones: http://ow.ly/JVh6D

Fotografía blog: www.dreamstime.com