viernes, 15 de enero de 2016

La Marca Personal y la Política de las Naciones






Siempre he considerado que la política, es la mejor expresión de la democracia de una nación, adicionalmente soy defensor de la misma cuando las personas la atacan culpándola por los actos que los mandatarios realizan, y que en realidad son responsabilidad total de dichos personajes y de los pueblos que no saben elegirles o les mantienen en sus cargos gubernamentales.


Aunque es claro para mí que la política no es propiedad exclusiva de presidentes, senadores, alcaldes, gobernadores, etc. Ya que la podemos encontrar en las empresas, el deporte, la educación y un sinnúmero adicional de actividades; hoy quiero que nos centremos en la política de las naciones.


Cada vez es más constante en Latinoamérica, encontrarse con nuevos movimientos políticos, que no representan los partidos tradicionales y que para cautivar electores se centran en marcas personales, como eje de nuevas opciones de dirección como es el caso de Venezuela, con el Chavismo; Colombia, con el Uribismo, Santismo, Petrismo, Fajardistas; Argentina con el Kirchnerismo; Ecuador con los Correistas, para mencionar tan solo algunos ejemplos.


Si hablamos de los partidos tradicionales a nivel mundial, cada vez se presenta menos el fenómeno de hace varias décadas atrás, donde la gente ejercía el derecho al sufragio simplemente por un color o doctrina política. Hoy en día lo hace por la persona que lleva las banderas de dicha corriente, por su trayectoria, empatía y confianza que la marca personal le genera.


Explicando un poco mejor la situación y para poder entender la magnitud de los cambios que se avecinan, les comento que ya no bastará con un trabajo exclusivo en tiempos de campaña electoral, sino que por el contrario deberán dichas personas tener planes y proyectos en desarrollo de muchos años en ejecución, para que la gente le crea en realidad su vocación de servicio a los demás y no lo perciba como un simple oportunismo mediático. Un ejemplo claro de lo que digo se presentó en una de las principales ciudades de Colombia, como lo es Cali, donde su nuevo alcalde, el señor Maurice Armitage, es un empresario que ha generado empleo de calidad y con respeto por sus trabajadores de muchos años atrás a su campaña, con fundaciones de ayuda en emprendimiento en zonas de pobreza y violencia de la ciudad, y para corroborar lo que escribía dos párrafos atrás, una persona alejada de los partidos tradicionales. Por eso ya no bastará con el famoso marketing político o los discursos armados por terceros, sino que exigirá proyectos sostenibles; habrá que ir más allá de esas frases de campaña reiterativas y de baja credibilidad como: “Los buenos somos más, por la defensa de la gente o no más corrupción”; para mencionar solo tres de las que siempre nos encontramos en periodo electoral.


Con base en lo anterior creo que la humanidad esta ad portas de una nueva forma de gobierno de así quererlo y mejor aún, de así exigirlo. Por eso mi consejo final seria para todos aquellos que ejercen la dirección de los pueblos y para aquellos que los eligen… “Ya le hicieron demasiado daño a la política con su actos, por favor no vayan a hacer lo mismo con la marca personal, que es el futuro de la humanidad”.


Me interesa mucho su opinión y brindar temas de interés, por lo que le invito a escribirnos, a darnos  su opinión y a proponernos temas, para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR

@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario