viernes, 18 de marzo de 2016

Marca Personal vs. Robots








Desde hace muchos años atrás, se ha venido haciendo eco a una especie de premonición, la cual nos mostraba la aparente suplantación de los robots hacia las personas. Aunque parte de esta afirmación se ha hecho realidad y ha costado cientos y cientos de empleos, también es cierto que muchas de esas empresas han podido comprobar que la tecnología puede complementar al hombre, más nunca reemplazarlo.


Es claro para mí que en algunas áreas específicas, el ingreso de la tecnología ha mejorado la productividad, disminuido los accidentes de trabajo, aumentado la competitividad, como por ejemplo en el ámbito de la producción de automóviles. De igual forma, por citar otro rubro, en el aspecto aéreo es de conocimiento general que algunos aviones en modo piloto automático, podrían hacer casi todo un vuelo sin la necesidad de la tripulación. En fin, son muchas las actividades que corroboran la veracidad de la afirmación del párrafo inicial, pero de igual forma existen muchas más que ni la tecnología, ni la robótica, o lo que se le parezca, podrían llegar a reemplazar. Este aspecto se resumiría en los sentimientos, la admiración y la felicidad. Ahí las llamadas a cobrar un papel protagónico en este mundo cambiante y cada vez más millennials, son las marcas personales sin lugar a duda. Para brindarles fundamentos a mi aseveración, les citaré tan solo algunos ejemplos para que ustedes saquen sus propias conclusiones:


-      Muchos seguimos comprando productos Apple, simplemente por mantener el legado y la admiración por un ícono del ambiente empresarial como lo fue Steve Jobs, varios años después de su muerte. Podría agregar que me siento un gran embajador de la marca por esa misma razón.


-      Coca Cola y su campaña de las etiquetas con nombres de la gente del común, es otro gran ejemplo de lo dicho ya que fue un éxito mundial un par de años atrás y esto le representó que después de muchos años de pérdida en decenas de países, se diera un respiro y se llegara a una gran rentabilidad financiera y a un posicionamiento de marca aún mayor.


-      Las ensambladoras de autos de gama alta como Ferrari, Lamborghini, Buggatti. En su parte de producción, revisión, diseño y servicio al cliente, usan en muy bajo porcentaje la parte de la robótica, porque de hacerlo estarían haciendo autos en línea planos y no lo que ellos buscan en realidad, que son obras de arte motorizadas.


-      Germanwings, tras la tragedia aérea de los Alpes, en la que perdieron la vida las 150 personas a bordo es otra confirmación. ¿Cómo devolver la confianza en Germanwings tras la información de que el copiloto Andreas Lubitz había estrellado el avión que tripulaba? Un piloto de la low cost alemana, consciente del peso de la tragedia para los pasajeros que subían a su avión, quiso tranquilizarlos con un emotivo discurso.


Las palabras estuvieron a cargo de un piloto de 48 años llamado Frank Woiton, quien recibió en la puerta a todos y cada uno de los pasajeros. Poco después de despegar salió de su cabina y con voz cálida se dirigió a sus pasajeros diciendo “Les llevare sanos y salvos de Düsseldorf a Barcelona. Pueden confiar en ello, porque yo también quiero sentarme esta noche con mi familia a la mesa”. Ese día la gente no voló con Germanwings; voló cien por ciento con Woiton, una marca personal de verdad.


Para cerrar y colocar la frutilla que le faltaba al postre, le comparto unas palabras de uno de los más grandes exponentes del neuro marketing mundial como lo es, Jurgen Clarik; quien en la noche anterior estuvo en una presentación en la ciudad de Medellín y dio un viraje absoluto a su trabajo diciendo “El neuromarketing está bien, pero de ahora en adelante vamos a trabajar en la Neuroconciencia para luchar por un mundo mejor. Si alguien quiere unirse, ¡Está bienvenido! A buen entendedor pocas palabras.


Es así queridos amigos como estamos ad portas de una nueva realidad, un nuevo mundo, donde se deben cambiar los robots de metal o de carne y hueso por las personas que viven, sienten y se apasionan por lo que hacen. Tan  solo así y de la mano de todas estas marcas personales, podremos mantener los autos, aviones, edificios, software, proyectos inteligentes y volver como en el pasado a tener de nuevo –en un alto porcentaje- seres humanos inteligentes.


Me interesa mucho su opinión y brindar temas de interés, por lo que le invito a escribirnos, a darnos  su punto de vista y a proponernos temas, para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR

@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario