viernes, 3 de junio de 2016

4 pasos para la Marca Personal y la Prioridad de Vida







Normalmente cuando escribo, dicto conferencias, talleres, realizo cualquier actividad que tiene que ver con mi trabajo; le pido a Dios que me inspire para poder transmitir un mensaje que me ayude a tocar vidas. Esto lo vengo haciendo desde hace 12 años, cuando empecé a esbozar que quería hacer en mi vida. Con base en lo anterior quiero compartirte el día de hoy, las etapas que tuve que pasar, las creencias que tuve que romper y los avances que tuve que gestionar para ser hoy una marca personal constituida y con unas prioridades de vida definidas.



  1. Detuve la guerra contra el reloj: aunque soy consciente que en la vida para conseguir las metas y objetivos que anhelamos, es vital el manejo de los tiempos… deje que quien midiera los mismos, fuera la pasión con lo que hago las cosas y no un simple reloj. El resultado fue la obtención de varias de las metas propuestas, en tiempos menores de los pensados y simplemente porque puse mi mirada en el camino que estaba recorriendo, y no en el minutero o segundero de tan maravilloso invento.


  1. Entre en modo “Primero YO”: quise entrenarme y aprender un arte para ayudarme en la vida y después poder salir a ayudar a los demás; deje de escuchar las millones de voces del mundo para centrarme en escuchar a mi voz interior, asignándole 3 o 4 voces del entorno que le podrían aconsejar a hacer cada vez mejor las cosas.


  1. Arme mi plan de vida: lo escribí, lo revise, lo volví a revisar, lo actualice y el día de hoy lo sigo haciendo. Definí que desearía ser un referente en mi campo laboral, alguien distinto e innovador, pero antes que nada, me daría la oportunidad de ser feliz, tener siempre esperanza y aceptarme tal y como era. Intentaría construir una familia y de la mano de mi esposa hacer que esa felicidad fuera mutua y se convirtiera en el proyecto ya no solo mío, sino de los dos. Quite de las metas de mi vida ser demasiado adinerado o tener demasiado poder, desde ese momento ya no eran un fin, sino que serían un medio, un valor agregado al hacer lo que amo. Como enseñanza en esta etapa aprendí que la vida te da lo que deseas en la mayoría de los casos, si en realidad sabes a ciencia cierta para que lo vas a utilizar. Definir acá muy bien lo que deseas, hará que tu vida tenga un sentido o todo lo contrario; para que me entiendas más fácil te lo comparto con un ejemplo de alguien que escribió en su proyecto de vida como objetivo: llegar a los 40 años con pre grado, maestría, un alto cargo directivo, esposa e hijos… lo consiguió todo y poco después de cumplir los 40 años, se levantó un día, miró a su esposa y le pidió el divorcio porque no era feliz. Paradójico pero real.


  1. Organicé mis actividades: empecé a definir que era importante y que era urgente y le diseñe un plan de acción a cada una de ellas. Definí tiempos para el trabajo, estudio, crecimiento personal, deporte, vacaciones, compartir con amigos, ocio, entre otros; para tener una guía, pero sin que se volviese una camisa de fuerza. Diseñe mi planeador de actividades diario, que es escrito a mano, en un cuaderno común y corriente para ir chequeando cada actividad, poder hacer un seguimiento y tener la satisfacción de darle el visto bueno, una vez termino cada actividad.


Una vez realizado lo anterior, supe que deseaba en mi vida, trabajo, vejez, entorno, amigos, en fin en muchas facetas. Deberá seguir teniendo una constante evaluación e innovación y de llegar a tener alguna variación importante, te prometo compartirla en algún escrito de mi autoría, programa de televisión o presentaciones en vivo. Por ahora quiero seguir buscando brindarme cada vez más felicidad, amor, esperanza con la bendición de Dios, de la mano de mi esposa, con la protección de mis padres, con el consejo de los verdaderos amigos y con la bendición maravillosa de hacer lo que amo, que me permite seguir tocando vidas y dejar un legado para cuando me vaya de este mundo. Y tú ¿Ya definiste tus prioridades en tu vida?


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes ideas para generar temas de tu interés, por lo que te invito a escribirme, a darme  tu punto de vista y a proponerme nuevos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye un nuevo editorial, el cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y acompañarme en este crecimiento mutuo. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia


No hay comentarios:

Publicar un comentario