viernes, 8 de julio de 2016

La importancia de la Marca Personal en la Construcción Del Tejido Social






El tejido social es el conjunto de redes que constituyen un activo para los individuos y la sociedad, permitiéndoles ampliar sus opciones y oportunidades a fin de mejorar su calidad de vida. La sociedad existe como tejido social de sus ciudadanos; a mayor tejido social, más sociedad.


Cabe anotar que la importancia de la misma es fundamental para tener una sociedad en igualdad de condiciones, de respeto de sus derechos, generación de oportunidades e interacción para el crecimiento en conjunto.  Otro factor que se destaca en el desarrollo del tejido social es la solidaridad que se brinda entre los miembros del grupo.


La característica más interesante de la creación del tejido social, radica en su generación a partir de la familia; a través de lazos afectivos, valores y el ejemplo. Es en este rubro primario, es que toma participación el concepto de marca personal, debido a múltiples factores, cómo podría ser:


Primera etapa de su construcción  (búsqueda de la esencia):


El estudio del seno familiar en la primera etapa de la construcción de una marca personal, es fundamental tanto para la marca personal, como para la generación de tejido social. Esta se genera desde el trabajo de la matriz de los seis campos en el área que lleva el mismo nombre y donde se buscan cerrar creencias del pasado, dolores, frustraciones que le hayan marcado y brindar herramientas que le hagan entender a dicha persona, que el haber sido víctima de situaciones no tan gratificantes, no le da un pasaporte para querer poder cobrar revancha en contra de las personas que después de esa niñez o adolescencia, llegasen a su vida. De igual forma invita y abre el pensamiento de la marca personal en entrenamiento, para que no se repita la historia en ellas mismas. Para un mayor entendimiento, lo explico con el ejemplo de aquella persona que vivió una niñez marcada por la violencia intrafamiliar, las humillaciones y en adultez replica esto con sus propios hijos, entorno y compañeros de trabajo; dando fundamento con esto a una premisa que la vida me enseño y que explico como: “Los dolores del pasado son las arrogancias del presente y las desilusiones del futuro”.


Segunda etapa de su construcción  (Generación de estrategia):


Para poder alcanzar una meta u objetivo siempre habrá que generar una estrategia que nos explique o muestre el camino de cómo hacerlo; pero no podemos quedarnos allí, sino que por el contario a dicha estrategia habrá que sumarle factores como la disciplina, constancia, persistencia, coherencia, equidad, construcción del carácter, entre muchos más. Que llevados al campo del tejido social terminan generando respeto  y convivencia ciudadana; reconocimiento, valoración, utilización, de la ética y los valores humanos. Lo anterior será fundamental para la disminución de la violencia del día a día, el aprender a colocarse en los zapatos del otro, la disminución de los indicadores de embarazos no deseados y más aún en la adolescencia, que en nuestros días parece que no hay como contenerlo debido a los programas cortoplacistas y superficiales que se ejecutan desde el ámbito gubernamental.


Otro aspecto que se vería beneficiado con la construcción del tejido social de la mano de la marca personal, sería el basado en la equidad de género por convicción y no por imposición. Lo anterior redundaría en el por fin entender, que los hombres son diferentes a las mujeres, pero que tienen los mismos derechos, y que antes que competencia, son complemento el uno del otro.


Tercera etapa de su construcción  (Comercialización de la marca personal):


A la hora de comercializar la marca personal, se hace desde la generación de relaciones públicas comerciales, ligadas a la construcción de sentimientos y emociones, más allá de simplemente vender un bien o un servicio. Llevando esto al aspecto de la construcción de tejido social, cobra total vigencia en los valores del trabajo en equipo, de entender que mi crecimiento no depende de destrucción de mi vecino o competencia, de verle no como un rival, sino como un potencial aliado, y hasta un difusor de la actividad que yo ejerzo.


Como valor agregado en este aspecto se podría dar la virtud del servicio a los demás que nace del corazón, sin ningún interés incorrecto, sin mirar el estrato social, la profesión, el cargo que ejerce, o el aspecto físico; simplemente como siempre digo en mi diario vivir: “¡Ser buena onda porqué sí!”.


Lo anterior que expongo te aseguro que no es tan fantasioso y menos utópico, es cuestión de creérnoslo y construirlo a cada instante; esto permitirá que nuestros niños no sigan siendo carne de cañón para los mercaderes de la guerra, para las bandas criminales y mucho menos aún, para la trata de personas. Recuerda que el mundo no cambiara si esperamos que los demás lo hagan por nosotros. En lo que a mí respecta, he tomado la decisión de tomar cartas en el asunto y antes que motivar con mi marca personal, quiero inspirar con mi ejemplo; eso sí, sin desconocer que soy humano y que tengo miles de errores aún por cambiar, millones de enseñanzas que aprender de las personas que me rodean y mucho por pedir a Dios por sabiduría para seguir por el camino correcto.
  

Me interesa mucho tu opinión y que me brindes ideas para generar temas de tu interés, por lo que te invito a escribirme, a darme  tu punto de vista y a proponerme nuevos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye un nuevo editorial, el cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y acompañarme en este crecimiento mutuo. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia

Fotografía blog: Carlos Vidal

Narrador Visual