viernes, 23 de septiembre de 2016

Conexión entre la Marca Personal y la Seducción







Erróneamente muchas personas asocian de manera directa la seducción a la sexualidad. Así, Dejan de lado una gama de posibilidades que, de ser aprovechadas, le pueden permitir a tu marca personal una distinción con clase y una recordación con la generación de sentimientos.


Yo, tengo la seguridad de que todos tenemos las herramientas para ser seductores, y que lo hacemos en cada instante de nuestra existencia. Esto lo he podido ir aprendiendo en el día a día de mi vida, y especialmente desde hace unos seis años atrás, desde que asesoro a un gurú en el tema, llamado Ezequiel López Peralta. Para quienes no le conocen, les quiero contar que Ezequiel es un gran referente de la Sexología en Latinoamérica y que en los últimos años se ha especializado en la materia y una muestra de eso se plasma en su libro “El placer de seducir”, que les invito a leer.


En dicho libro me encontré una historia cautivante que le había sucedido a Ezequiel, en sus tiempos de universitario, con el Doctor Raúl Serroni-Copello; un destacado profesional de la “Epistemología de la Psicología”, y que definitivamente sirvió de click para aseverar lo que, en ese momento, era tan solo una suposición para mí, y desde aquel día he ampliado más allá de las relaciones de pareja a todos los escenarios de la vida. Allí él explicaba la diferencia entre cautivar y seducir en las relaciones de pareja, donde en la primera opción se refería a aquellas personas que se mantienen en una relación por no poder escapar de ella, es decir porque tienen alguna dependencia económica, porque creen que nadie más se va a fijar en ellos o simplemente por la presión social. Caso muy diferente es cuando existe seducción, y estás con esa persona porque te atrae, te produce deseo y una genuina necesidad de compartir diferentes momentos y situaciones que suelen estar asociadas al placer.


Contextualizando un poco lo antes expuesto, diría que como es un error hablar de seducción simplemente ligada a sexualidad, lo sería también el hacerlo simplemente con las relaciones de pareja y que dejarían numerosas facetas y posibilidades subutilizadas, perdiendo con esto una posibilidad de crecimiento tanto del ser como del profesional, ya sea en su vida personal, empresarial, de emprendimiento o laboral. Con base en lo anterior quiero brindarte algunos escenarios adicionales donde puedes aprovechar la seducción en beneficio del posicionamiento de tu marca personal, ya sea dentro o fuera de una organización:



-      Dentro de una organización:


Desde el punto de vista comercial, recordación de marca y de servicio al cliente: las ventas son seducción en su máxima expresión. Debido a esto, la marca personal que se desarrolla en un área comercial, debe estar en la capacidad de llamar la atención de su cliente, saber escuchar para entender y no para responder; brindar opciones, cuidar, mimar, hacer sentir único, colocarse en sus zapatos, optimizar cualquier inversión que este llegase a hacer. En nuestros días ya no basta con saber lo que quiere, sino hay que entregárselo latente y con varios valores agregados. Por eso mismo, el Big Data, CRM o lo que se le parezca, nunca pero nunca, podrá reemplazar los sentimientos y la conexión que generamos los seres humanos. La complementan, pero nunca la sustituirán. Esta afirmación la voy a probar con dos ejemplos básicos, el primero de ellos tiene que ver con los bancos; que invierten cientos de millones de dólares en Big Data, para saber qué me gusta… y que se lo puedo definir simple y llanamente en tres cosas: buen trato, honestidad y una tecnología que sirva (cajeros electrónicos, banca virtual, etc.). Entonces si lo saben… ¿Por qué no me lo brindan? Sencillamente porque no tienen personas bien capacitadas y empoderadas para hacer su gestión. Simplemente porque hacen las cosas para cautivar y no para seducir.


El segundo ejemplo, es un caso completamente contrario y que me pasó hace un par de meses atrás en la inolvidable y enamoradora Cartagena de Indias en Colombia, donde hicimos la celebración de los dos años de casados con mi amada esposa. En la última noche de hospedaje en el hotel Hilton a eso de las 8.15 pm, tocan la puerta con una cortesía a nuestra habitación de vino, quesos, salami, jamón serrano y chorizo vela. Extrañado le pregunto a quién me la lleva a la habitación, «¿Quién nos envía esto? Acá debe haber un error»… su respuesta fue: «Señor Jiménez, nos hemos enterado que ustedes están celebrando su segundo año de casados y esta es nuestra manera de felicitarles y desearles muchos años más de feliz unión». Los responsables de este inolvidable momento fueron Leticia, la señora que hacia la limpieza de nuestra habitación, y que en algún momento de diálogo creemos que algo le dijimos, pero sin mayor detalle; y Omar Nieves, el gerente de turno que tomó la iniciativa de darnos ese plus. Con base en lo anterior, sabemos que queremos volver a Cartagena, tendremos dudas en la fecha para hacerlo, la aerolínea por la que volaremos; pero nunca del hotel donde nos vamos a hospedar. Eso es seducción pura y marca personal corporativa, ya que se grabaron en nuestro corazón y en nuestra mente.


Desde el punto de vista de talento humano: seducir y no cautivar, debe ser la consigna, con el fin de atraer socios estratégicos y no simplemente empleados que cubren cargos. Esta seducción debe partir desde la creación de las políticas corporativas de la organización y las del área de atracción del talento; que a partir de esto buscará invitar a ser parte de una maravillosa experiencia de crecimiento mutuo y continuo, y no simplemente a ir a cumplir una función plana a cambio de dinero. Acto seguido debe alimentarse en la citación y realización de entrevista de trabajo, que de igual forma debe ser distinta y no mantenerse en las mismas preguntas habituales, hay que ser innovador de verdad, como claro, en el salario, posibilidad de crecimiento, tipo de contrato, compromisos del cargo, etc. De allí en adelante informar a cada uno de los que estuvieron en la etapa de selección el estado de su proceso, así sea al menos vía correo electrónico. Al momento de la capacitación de los nuevos integrantes de la familia empresarial se debe hacer de manera Premium y no simplemente por cumplir una etapa del proceso de calidad. Para resumir, el trabajo es como una relación de pareja enamorada, donde las dos partes dan lo mejor de sí para crecer y obtener en conjunto metas, donde hay fidelidad, lealtad, diálogo constante y aprendizaje de las experiencias vividas.



-      Fuera de una organización:

Hacia nosotros mismos y nuestro entorno: Sedúcete y enamora cada mañana a esa persona que ves un tu espejo, antes de pretender hacerlo con los demás. Aprende a identificar qué te apasiona, motiva y genera valor agregado; para que les asignes un presupuesto de tiempo y dinero. Identificar lo que te hace feliz te enseñará a identificar lo que puede hacer feliz a los demás.


Esto no debe cambiar en ningún momento de tu vida, sin importar si eres joven o adulto mayor, delgado u obeso, alto o bajo, o lo que sea. Simplemente tienes que centrarte en tus fortalezas y no en tus debilidades, con base en lo anterior deberías potenciar eso que genera recordación, como por ejemplo: la inteligencia, el humor, la amabilidad, la ternura, la buena conversación, el aroma, la esencia, el vestuario, entre otros. Como diría el genio Gustavo Cerati en su canción “Zoom”: «Lo que seduce, nunca suele estar donde se piensa...».


Nunca te dejes contaminar de como muestran la seducción los medios de comunicación o la publicidad, ya que en el mundo real no todos somos Brad Pitt, Tom Cruise, Angelina Jolie, Jennifer López, Valeria Mazza. Pero sí todos los seres humanos tenemos al menos a una persona que nos atrae o nosotros le atraemos, así estemos demasiado alejados de esos estereotipos que nos quieren vender. Yo me atrevería a aseverar que muchas personas están más solas por su actitud, que por su físico.


No hay una fórmula perfecta o una verdad absoluta que funcione a todo el mundo a la hora de seducir, porque debe ser armada y ejecutada a la medida, de manera auténtica y espontánea, salir de lo más profundo de tu corazón.


Hacia la pareja, familia e hijos: Nunca cometas el pecado capital de pensar que por tener pareja, familia o hijos, el traje de seducción se debe guardar en el baúl de los recuerdos. Porque no solo se seduce para conseguir nueva pareja estable o aventuras, se hace también para mantener enganchada, enamorada, a quien está a tu lado. De la misma forma debería pensar y actuar tu pareja ya sea hombre o mujer, eso no importa. Con una buena seducción, no solo vas a conseguir tener pareja, sino que ella te admire y te valore como el tesoro más grande que pudo obtener, que antes de ser novio(a) o esposo(a), sea el o la fan número uno tuya.


En el caso de los hijos se seduce y se convence con el ejemplo, con la verdad, con el amor y la entrega, no con la imposición, la manipulación del poder físico o económico. Cada vez los chicos vienen con un chip más avanzado, así que cada vez los padres deberían ser más innovadores para no quedarse relegados en el tiempo. Como valor agregado a esta forma de vida, te quedará el haber dejado listos a tus hijos para ser buenos hijos y en el futuro buenos padres.


Podría quedarme acá escribiendo todo un libro acerca de como yo veo que los seres humanos con sus marcas personales, pueden ser seductores de verdad y no simples cazadores de momentos, pero por hoy lo dejaré acá, para darte la oportunidad de adecuar estas palabras a tu vida y escribir la continuación de esta historia con tu propio puño y letra. ¿Te animas a hacerlo? Yo confío en que lo vas a poder realizar.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes ideas para generar temas de tu interés, por lo que te invito a escribirme, a darme tu punto de vista y a proponerme nuevos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye un nuevo editorial, el cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y acompañarme en este crecimiento mutuo. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR

@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario