viernes, 18 de noviembre de 2016

Marca Personal: Un Integrador de Equidad Social y Empresarial





Marca personal y equidad, definitivamente son dos conceptos que van de la mano; al menos de la manera como yo concibo mi profesión. Por eso en el blog de esta semana, quiero dedicar mis líneas a explicar más del tema, del porqué de dicha aseveración en mis conferencias, talleres, consultorías personales o empresariales y como he llegado a esta conclusión.


El MarketCoach, técnica innovadora de creación, entrenamiento, mejoramiento continuo, posicionamiento y futurización de la marca personal, sobre la cual alineo y direcciono mi trabajo con los individuos y las organizaciones; tiene su origen en el conocimiento de Viktor E. Frankl, el fundador de la logoterapia, conocida como la “tercera escuela vienesa de psicoterapia”, y que a grandes rasgos busca que los seres humanos le encontremos un sentido a la vida. Partiendo de esta premisa he podido comprobar que, cuando una persona tiene un sentido o conoce del porqué esta en este mundo, es mucho más fácil desarrollar principios, valores, hábitos, objetivos que vayan en concordancia con la equidad, la vida y el amor. Con base en lo anterior entendí que no basta con motivar, sino que por el contrario hay que ir mucho más allá intentando es inspirar, y esta inspiración, se debe generar con el ejemplo.


Como fuente verificadora me ha servido enormemente, la investigación que desarrollo hace más de tres años atrás y que bauticé con el nombre de “Mujer-Es”.  Allí he podido conocer mucho más del pensar y sentir de la mujer, de cómo percibe la mujer al hombre y cómo lo hace con otras mujeres. De cómo socialmente se permite la ambivalencia de una mujer que desea la igualdad entre hombres y mujeres en alguna etapa de su vida, pero al tener hijos, les inculca que, si alguna vez llegan a conseguir esposa; esta debe ser supuestamente -buena cocinera, lavadora y planchadora de ropa, entregada por los oficios de la casa, la responsable del cuidado de los hijos entre muchas otras creencias erradas -. Haciendo perder la maravillosa oportunidad de conseguir mi compañera de vida, proyectos, crecimiento, vejez, etc. Para cambiarla simplemente por la de una persona de servicios generales con posibilidad de intimidad y manufactura de hijos. Lo anterior es machismo puro y para el 92,7% de las mujeres entrevistadas, tienen la certeza que no hay nadie más machista que otra mujer.


Con base en lo anterior y muchos otros tópicos que he investigado, estudiado, desarrollado, y que estarán expresados en mi segundo libro, que llevara como título “Mujer-Es, El Libro para Entenderte”; hago el desarrollo de mi consultoría, donde como preceptos básicos del MarketCoach, instauro la coherencia (en lo que pienso, siento, digo y hago), la convicción de mis actos y la autenticidad de los mismos. Realizo las cosas porque me nacen y no porqué me tocan. Como resultado final, las personas van a respetar a los demás simple y llanamente por ser seres humanos, indistintamente de color, credo, género, estudios, posición social o laboral, lo que sea. Estoy seguro que después de aprender a respetarnos a nosotros mismos, empezaremos a hacerlo con el planeta que, hoy más que nunca lo necesita.


Todo lo anterior se resume o nos transporta al ámbito de las personas naturales, pero también lo he estructurado para las organizaciones. Donde estoy seguro, deberán empezar a gestionar cambios radicales en la forma de analizar, entender e innovar en su clima organizacional. Por eso me atrevo a aseverar que, no van a encontrar un mejor aliado que la marca personal corporativa para hacerlo de la manera correcta y autentica.


Al desarrollar una política corporativa de marca personal, los ejecutivos que entran en el programa e inician la primer fase de búsqueda de la esencia y del sentido de su vida, empiezan con el estudio de la matriz de seis campos (Relación consigo mismo, familia, pareja, trabajo, entono y sexualidad), se convierten en lo mejor que pueden ser, es decir -seres humanos de carne y hueso- por eso se van los títulos universitarios, los cargos de sus tarjetas de presentación, los protocolos que han de mantener, y de la mano de todo esto por suerte, también empiezan a irse los egos, orgullos y frustraciones; para darle paso a los simples mortales, que volverán a ser niños en la creatividad, autenticidad, y alegría por lo que realizan, pero sumando las responsabilidades del adulto. Al estar centrado el entrenamiento en liderazgo, se abre la posibilidad de escuchar a todos sin importar su nivel gerencial, se innova constantemente y se genera empoderamiento con base en el reconocimiento. Es despertar sentimientos reales y no simplemente campañas publicitarias que suena bien. Como valor agregado a todo esto se brindan herramientas que previenen el acoso laboral o sexual a los demás y se mejoran las relaciones publicas personales.


Desde hace casi tres años atrás se habla del sello de equidad laboral “EQUIPARES”, que lidera el PNUD (Programa de Naciones Unidas), que se empieza a constituir como el primer paso para garantizar herramientas y condiciones tangibles que permitan alcanzar la equidad entre hombres y mujeres. Según la página de la entidad se informa que al 15 de septiembre de 2.016, se encuentran certificadas 11 de las 39 empresas vinculadas al proceso, lo que genera una gran luz de esperanza, pero que al mismo tiempo es un llamado de atención a todas las organizaciones que aún no conocen del proyecto o conocen, pero no son parte de el y que están arriba del millón de empresas según ConFecámaras. Les invito a entrar a la página http://equipares.org/, para conocer más del tema y lo más importante, hacerse actor en la implementación del mismo en su lugar de trabajo. Recordemos lo que siempre aconsejo de manera respetuosa, “si queremos un mundo mejor, el primer paso lo tenemos que dar cada uno por iniciativa propia”.


De mi parte para cerrar este blog y para ser coherente con mi investigación de Mujer-Es, mi pasión transformada en asesoramiento de marca personal y la coherencia en de vida, haré el compromiso de empezar en el 2.017, los estudios para poder guiar mejor a mis marcas personales en los temas de equidad, como a las empresas en la parte corporativa de clima organizacional.


Me interesa mucho su opinión y que nos brinde temas de interés, por lo que le invito a escribirnos, a darnos su punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme sus opiniones. Se despide su amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR
@sowhatcolombia

viernes, 4 de noviembre de 2016

Amor y Desamor Para Redes Sociales






Para nadie es un secreto que, el amor es el sentimiento más maravilloso, enriquecedor, sanador y generador de fortaleza que podamos tener. Que existen diversos tipos de amor; tan profundos como diferentes, como podría ser a los padres, hermanos, Dios, pareja, amigos, trabajo, profesión, etc. También es absolutamente claro que, demostrar ese amor es algo que hace crecer este mágico sentimiento, pero como todo en la vida debe ser autentico, constructivo y sublime para que genere ese valor anhelado.


Con base en lo anterior y con lo que me encuentro a diario en las redes sociales, quise de manera respetuosa y ante todo constructiva, escribir este blog, esperando hacer un clic en tu conciencia o en la de alguien cercano a vos, para que no se sigan cometiendo errores que no aportan a la felicidad, enamoramiento, estabilidad, y menos a la salud mental de las personas.


Parece ser que, en el afán de reconocimiento en el que vivimos en nuestros días, le damos más relevancia a intentar engañar a nuestro entorno con una aparente felicidad que, a conseguir el enamoramiento que nos lleve a otro nivel. Pensá por un instante… y decime si no tenés al menos a una persona en tus redes sociales que cuando lees sus actualizaciones, te genera un desconcierto total. Que aunque sabes que su relación de pareja por dar un ejemplo, es un desastre, lees en sus redes sociales que son el “amor perfecto”. En realidad antes que engañar a los demás, terminan engañándose y creyéndose su propia mentira.


Entrando en temas de desamor, el ejemplo también es reiterativo como en el ítem anterior. Donde las personas en sus actualizaciones por millonésima vez escriben “esta es la última vez que me haces sufrir…”. Voy a quedarme solo con ese ejemplo, porque el objetivo de este blog no es criticar y mucho menos discriminar esas personas; simplemente es abordar la situación, crear conciencia y lo más importante ¡brindar soluciones! Por eso te invito a colocar en practica los tres mandamientos del amor propio:



  1. Me quiero para que me quieran.

  1. Me respeto para que me respeten

  1. Me valoro para que me valoren


Finalmente y para cerrar, la invitación es a vivir el amor en un 90-10. 90% en la vida real y 10% en las redes sociales. Esa es mi política de vida y la ejecuto a diario. Por eso hoy al encontrarme lejos de casa por el trabajo que amo y me apasiona, aprovecho el on line, para recordarle a mi esposa que es el angelito de la guarda más lindo que me ha regalado Dios y que espero ser el hombre que ella se merece. Por ahora lo haré por acá, mientras vuelvo y se lo puedo demostrar en el día a día. Y vos ¿Qué estas esperando para demostrar ese amor a los que llevas en el corazón? Hoy es el día perfecto para hacerlo.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes ideas para generar temas de tu interés, por lo que te invito a escribirme, a darme tu punto de vista y a proponerme nuevos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye un nuevo editorial, el cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y acompañarme en este crecimiento mutuo. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR

@sowhatcolombia