viernes, 24 de febrero de 2017

¡No Tengas Empleados, Ten Embajadores!





Los tiempos han cambiado, las generaciones han cambiado, los negocios han cambiado; por ende, la forma de trabajar y de ver el trabajo, también ha tenido que evolucionar. Si nos damos la oportunidad de hacer memoria, o le pedimos el favor a alguien que lo haga por nosotros, podremos recordar que hace veinte años atrás se hablaba de áreas de recursos humanos; hace diez, de talento humano; y en los dos últimos años, se les conoce como áreas de atracción del talento. Que, para mi manera de pensar, entender el negocio y lograr la conexión que siempre busqué en mi vida, es el nombre correcto y el camino indicado para tener organizaciones realmente innovadoras.


Para llegar a ese destino anhelado por todos, es fundamental recorrer el camino correcto, del cual te daré las coordenadas precisas en los siguientes pasos que deberías seguir para el feliz arribo:


  1. Cambia el concepto del pasado, de pensar que hay millones de personas que, mueren por trabajar en tu empresa o emprendimiento. Aunque, por un lado, las cifras por parte de los entes oficiales indiquen que hay millones de personas sin trabajo, está por el lado opuesto, las cifras de las empresas llamadas caza talentos que, cada vez tienen más requerimientos y por tal motivo su rentabilidad es mayor, como lo exprese hace algún tiempo en un blog que llamé “El Marketing Personal en la Búsqueda Laboral”. Resumiendo, se podría decir que, empleo si hay, lo que es escaso, son las personas capacitadas, comprometidas, apasionadas, innovadoras y que deseen dar ese valor agregado. Con base en lo anterior, si ya los tienes, cuídalos, mímalos, paga con justicia, a tiempo, y lo más importante escúchalos; eso es liderazgo de verdad.

  1. Sin importar si el reclutamiento es gestionado directamente por tu departamento de atracción del talento o por un agente externo, ten un seguimiento riguroso, para que, cuando las personas envíen su hoja de vida o curriculum vitae, se les trate como a vos te gustaría ser tratado. Una relación de trabajo es como una relación de pareja, donde te seduzco, te valoro, te protejo, te enamoro y te cuido; donde la fidelidad y la lealtad son vitales de manera bilateral. Así que, enséñales a respetar los horarios asignados a las entrevistas de trabajo, cambiar las típicas y planas formas de hacerlas, de igual forma, inculca hacer una retroalimentación del estado de los procesos, así sea vía correo electrónico. Recuerda por favor “Tú obligación no es la de darles el empleo, pero si lo es, la de darles el respeto que todos los seres humanos se merecen”.

  1. Que tu director del área de atracción del talento sea una marca personal es otra acción estratégica, en esta construcción de embajadores de tu marca. Dale la visibilidad que se merece, tanto dentro, como fuera de la organización, invítale a generar contenido tanto escrito, como de vídeo; haz que su oficina siempre sea un lugar de puertas abiertas. Como valor agregado, debes estar muy pendiente del indicador de gestión más importante que debe tener, que no es otro que, el que le lleve a ser un humano de primer nivel.

  1. Realiza actividades outdoor, para bajar los niveles de estrés, mejorar las relaciones interpersonales y estrechar los vínculos internos, ya que es una gran alternativa de potenciar a tus embajadores. Es bueno analizar lo que siempre te he dicho, y que radica en entender que, las empresas deben oler, saber y sentir algo; con base en lo anterior crea el idioma del servicio al interior de la organización. Te lo explico mejor con un simple ejemplo; hace algunos años atrás antes de ser emprendedor, trabajé para un gran fondo de inversión y cuando subías a los elevadores del edificio donde estábamos ubicados, sabías que alguien no era de nuestra compañía, no porque no llevase el carnet que lo identificará, sino porque no saludaba. Así de simple y básico como eso.

  1. Aprende a enseñar con el ejemplo, a inspirar y no a motivar, eso permitirá que la cultura del policía a mis espaldas se esfume, y que cada uno asuma responsabilidades, que sienta que, no trabaja para tu organización o emprendimiento, sino que es dueño del mismo, así que dejará todo para que nunca le pase nada malo y por ende para que cada vez sea más grande. El valor agregado es que, eso que vive dentro de la empresa, lo transmitirá en su entorno, generando branding y más atracción del talento, es decir que, trabajar al lado tuyo se convierta en el anhelo de muchos más.

  1. Aunque el dinero es algo bastante importante en nuestros días, son pocos y por fortuna cada vez menos, los que cambian irrespeto por riqueza. Así que no te engañes, aprende a ganarte la confianza, el respeto de tu gente, y no te quedes en el pasado, simplemente exigiéndolo. En un corto plazo, eso se convertirá en un efecto cascada, y terminará haciendo germinar ese idioma que te comentaba en el numeral cuatro.

  1. La familia lo es todo, así que por favor olvídate de las jornadas de doce horas o más; el equilibrio entre la vida y el trabajo son vitales en la salud física y mental de las personas. Consiente a aquellas personas que más aman tus embajadores, que en la mayoría de los casos, son la pareja y los hijos. Ten celebraciones especiales para ellos y verás cómo terminan siendo los mejores consejeros en compromiso y ética de tus funcionarios. La frutilla del postre será el contribuir a acercarnos al mundo que soñamos, donde la familia es el centro del tejido social.

Son muchas acciones adicionales, las que podrías hacer para tener embajadores y no empleados, pero por ahora, estas te van a ir sirviendo en la construcción de este proyecto de cambio. Como consejo final te sugiero de manera respetuosa que, lo hagas de la manera más honesta y autentica, de hacerlo de este modo, obtendrás unos resultados que, ni vos mismo te imaginabas. Te lo digo por experiencia propia con las personas que hacen parte de mi equipo de trabajo, que los amo y que gracias a ellos podemos llegar a vos, seguir creciendo día a día de la mano de nuestros proveedores y los amigos especiales que otras empresas les llaman clientes.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR

@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario