viernes, 21 de abril de 2017

Decálogo Del Líder de Atracción Del Talento





En los últimos veinte años, el mundo ha evolucionado de una manera realmente vertiginosa, y como resultado de esta situación, muchas situaciones han cambiado, muchas modas han pasado y muchas prioridades se han re direccionado. Con base en lo anterior, las organizaciones no podrían haber sido la excepción. Hemos pasado de las gerencias de recursos humanos, a las de talento humano, y ahora a atracción del talento. Esta última modificación, la más correcta e innovadora, si parte desde las políticas corporativas de la empresa, es el idioma que hablan en clima organizacional y va más allá de un nombre llamativo, a lo que antes llamábamos “personal”. Para que vos lo gestiones de la manera correcta, te voy a sugerir respetuosamente, diez consejos que harán que tu labor deje huella:


  1. Se apasionado por lo que haces: nunca trabajes simplemente por cubrir los gastos del mes o por acumular fortuna, por status o por un título de tarjeta de presentación. Recuerda que pasamos de los Baby Boomers y la generación X, que eran muy racionales; a los Millennials, que son absolutamente emocionales. Entonces si tu no vibras, simplemente motivaras, pero no lograras inspirar.

  1. Resetea tu cerebro al salir de la universidad: y olvídate de esa programación que muchas de ellas hacen, y donde te hacen ver que, sos como Jesucristo Súper Star, simplemente por asignar unos cargos. En este mundo innovador, es tan importante tu labor, como la de la persona que viene a intentar cubrir la necesidad. Piensa que, sin su ayuda e interés, no podrías cumplir tu trabajo, porque nadie aplicaría a tus vacantes.

  1. Ten claridad: desde el primer momento de empezar el proceso de atracción del talento, escribe todos los detalles del cargo (salario, tipo de contrato, horario, requerimientos, ciudad de trabajo, responsabilidades, etc.). Lo anterior permitirá la transparencia en tu actuar y una mejor segmentación de lo que buscas; esto redundará en disminución de la perdida de tiempos, revisando perfiles que no cumplen requisitos.

  1. Se respetuoso: y esto va más allá de lo básico, por tal motivo se puntual, amistoso, cálido, hazle sentir que está hablando con un amigo y no que, llego al interrogatorio de un campo de concentración nazi.

  1. Sepulta el “Doctor”: y deja que te llamen por tu nombre, eso es de organizaciones modernas e innovadoras, los que lo mantienen se quedaron en tiempos de la colonia. Analiza que, para ser doctor requieres de cinco a diez años, pero para ser señor; requieres de toda una vida.

  1. No entrevistes: mejor realiza interesantes conversatorios, deja que las personas digan lo que quieren decir y no lo que vos querés escuchar. Finalmente, abre tu corazón para los aspirantes también lo hagan.

  1. Contrata por la pasión y no solo por los diplomas: ya que en la universidad todos los presupuestos se cumplen, pero en la vida real no; así que aléjate de los títulos y acércate a la experiencia, la innovación, la actitud, los deseos de crecer en equipo y la pasión; no en vano el más grande de todos los tiempos – Steve Jobs – siempre decía que él no contrataba los mejores, sino los más apasionados, y me parece que le funciono.

  1. Informa siempre: y no te quedes en el viejo “No nos llames, nosotros te llamamos”. Aunque en algunas ocasiones sea demasiado complicado llamar a todas las personas que aplicaron a tu vacante, al menos el enviar un correo informando el cierre del proceso, hará sentir al aspirante respetado y valorado, denotará tu profesionalismo y a tu organización, le dará un valor agregado en branding.

  1. No cubras simplemente vacantes: ve más allá, y si ya lograste atraer grandes talentos, ayuda a inspirarlos, hacer actividades que les permitan sentir pasión por lo que hacen, escucha sus ideas e intenta que se difundan al menos con el área encargada, para que, de ser viables, se terminen haciendo realidad. En pocas palabras, no solo debes generales interés, sino que deberías enamorarles.

  1. Deja huella: en tu área, en la organización, en las personas que aplicaron alguna vez, etc. Y si algo en tu día a día, te lo impide, entonces es hora de buscar un lugar donde hablen tú mismo idioma, y permitan sacar tu mejor versión, para que, con base en esto, vos también aportes, en la gestión de sacar lo mejor de las personas que conforman dicha organización. Si querés un poco de confirmación, te invito a ver con innovan Google, Facebook, Zappos, por solo mencionar tres ejemplos de muchos.


Así que, si quieres volverte un líder de la atracción del talento humano, te invito a ser, pensar y actuar distinto; a sumar social media, relaciones públicas comerciales, innovación, irreverencia, pasión, disciplina, MarketCoach, coherencia, carácter, sueños, agradecimiento, trabajo en equipo, una pequeña dosis de locura, para hacer cosas distintas en tu área.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez.
Te invito a seguirme en Twitter:
@MarcaHectorJR

@sowhatcolombia


No hay comentarios:

Publicar un comentario