viernes, 14 de julio de 2017

Niños Que Son Marca Personal





Después de más de una década de tener el placer, la pasión y el honor de investigar, aprender, innovar, basado en el concepto de marca personal; podría aseverar con confianza absoluta que, he encontrado uno de los pilares más importantes a la hora de llevar adelante mi actividad profesional. Sé que en este momento te debes estar preguntando ¿Cuál podría ser?  A lo mejor te animas a decir, la ropa perfecta, el maquillaje inolvidable, el escenario futurista, las redes sociales con inversiones millonarias en publicidad, el aparecer en todos los medios de comunicación, que se yo… miles de opciones que me podrías dar, y que, aunque son importantes, no son la ganancia más relevante de este gran proceso de creación de la película de tu vida.


Sin dar más rodeos, quiero decirte que esta gran jugada maestra, radicará en el poder conectar al niño que fuiste, con el ser humano que hoy sos. Simple y llanamente con el objetivo de encaminarte en la dirección correcta, para que, esto te permita llegar a ser la marca personal que anhelas llegar a ser. ¿Te quedaste un poco desubicado con mi tesis? Déjame por favor darte algunas justificaciones, y al final me podrás decir, si estoy acertado o errado:


-      La primera que te quiero brindar, es la del dinero; porque cuando sos niño, el dinero, no es una prioridad, y lo mejor de todo ¡No es tu excusa predilecta para aplazar la búsqueda de lo que deseas! ¿Querés un avión? Y una hoja de papel te lo soluciona, ¿Querés un auto? Y una caja con un cordón es la alternativa. Con esto no te estoy sugiriendo que te volvas conformista o mediocre, por el contrario, te invito a aprovechar todos y cada uno de los recursos que tenés, y deja de pensar en lo poco que te hace falta. Haz mucho con poco, ahí está la inteligencia real, no en los títulos de una universidad.

-  Cuando éramos niños y queríamos algo, aún sin hablar nos hacíamos entender, gritábamos, gesticulábamos, llorábamos… lo que fuera, pero lo conseguíamos. Ahora, nos conformamos simplemente, con colocar un lúgubre y solitario estado de redes sociales – eso sí, esperando un millón de “Me Gusta”, o en el peor de los escenarios, rogando despertar la lastima ajena.

-     El niño es auténtico y dice las cosas, tal y como se le vienen a la mente, sin maldad o deseos de herir. De la misma forma lo realiza con sus estados de ánimo, si está feliz ¡Esta feliz! Y no le interesa contarle a nadie en Facebook que lo está; simplemente con una sonrisa ilumina su vida y la de las personas que le rodean.

-    Juega e interactúa con la mayoría de niños que le rodean, sin preguntar ¿Dónde vives? ¿Qué estudiaste? ¿Qué auto tenés? ¿De qué universidad sos? ¿Cuáles son tus apellidos y de dónde vienen? ¿A cuál club social vas? ¡No pregunta nada de esas tonterías! Simplemente lo hace y ya. En pocas palabras, no segmenta sus amigos con respecto a raza, credo, color de piel, género o posición económica, como si lo hacemos de “grandes”.

-   Son artistas y se lo demuestran al mundo, con un orgullo absoluto, sin importar la opinión de los “expertos” o ser la portada de una revista muy afamada. Lo hacen simplemente porque algo dentro de sí, los movió y ya, no necesitan de una motivación adicional. De grande reprimimos estos deseos en algunas ocasiones por pena, el qué dirán, los títulos universitarios o debido a que la tarjeta de presentación dice CEO (Conformista Ejecutivo Obsesionado).


Definitivamente no ha existido en mi vida acto más inteligente, liberador y sanador que, el haberme permitido volver a conectar el niño que había sido, al hombre que hoy soy; esto me ha permitido volver a sonreír, pensar menos en querer darle gusto a todo el mundo, a quedar bien porque si, a vivir mi vida y no la de los demás, en pocas palabras, a ser mejor persona, y con base en esto, a descubrir mi sentido de vida, que me ha acercado a la felicidad real, primer paso en la construcción de cualquier marca personal. Como soy un convencido de enseñar con base en el ejemplo y la experiencia, he plasmado todo esto en la corriente de entrenamiento, formación y fortalecimiento para marcas personales, llamada MarketCoach, para que esto no solo me sirva a mí, sino que, por el contrario, pueda impactar la vida de muchas personas, con miras en el sueño de vivir algún día en un mundo mejor, sin tanto prejuicio, manipulación y presión.


Pdta. Se niño en tu esencia, y súmale la responsabilidad, carácter, coherencia, en tus actos y palabras, del adulto. No te imaginas lo resultados que vas a obtener.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario