viernes, 22 de septiembre de 2017

Organizaciones De Papel






Cada construcción que se gestione sin unas bases firmes; en el corto, mediano o largo plazo, se verá en la penosa necesidad de colapsar. Este creo que será el caso puntual de las organizaciones planas y rígidas, como de las universidades estancadas en el siglo pasado.


Para ir encaminando la idea y para una comprensión mayor, quiero remitirme a una publicación que encontré hace unos días en Facebook, y que parodiaba un intento de búsqueda de empleo por parte del fallecido Steve Jobs, en Colombia. Me reí mucho al observar en tal publicación, como la supuesta directora de talento humano, rechazaba a Jobs, con la excusa de falta de estudios superiores de pregrado, especialización, maestría y doctorado, dejando de lado las contundentes justificaciones de haber creado el IPad, IPhone, Apple, Pixar, Next, y de haber cambiado el mundo con sus creaciones e inspiración.


Esto que parece tan inconcebible, humorístico, incoherente y sin visión, lastimosamente, nos lo encontramos a diario en las organizaciones, razón que ha inspirado el título de mi blog de hoy, sencillamente porque antes que personas, contratan papeles, y se excusan en que lo hacen, por el cumplimiento de los “procesos de calidad” ¿Será qué la contratación de Richard Branson le hará daño a dicha exigencia? Como lo veo yo, simplemente esto se usa en una gran cantidad de casos, para alejar competencia potencialmente peligrosa y para que dicha persona, no sea la única incauta que desperdicio tantos años dentro de un aula de clases, con el único objetivo de obtener dicho papel, dejando de lado los deseos de aprender, crecer y transmitir ese conocimiento.


Volviendo a invocar al genio de Steve Jobs, recuerdo cuando alguna vez respondió a la pregunta ¿Usted contrata a los mejores diseñadores? Con un contunde “NO, solo a los más apasionados”. Por esa misma línea están empezando a caminar grandes organizaciones como Google, Facebook, Microsoft, Virgin, por mencionar algunas, y que basan su búsqueda de talento en los más innovadores, comprometidos, familiares, con valores, apasionados y no en los títulos universitarios o promedio de calificaciones.  


Los grandes patrocinadores de este mortal virus han sido las universidades, porque en su pereza de salir de la zona de confort y no ver más allá de una rentabilidad económica, se han encargado de mutilar el pensamiento de sus estudiantes, colocándoles dos tapones en los ojos que les impida ver el panorama, y solo les permita ver un camino de especializaciones, maestrías, doctorados y post doctorados, infinito. No me hablen de acreditaciones de alta calidad, cuando salen a competir en el mundo y no aparecen en un lugar destacado, no me hablen de innovación cuando viven en el siglo pasado y se siguen haciendo llamar “doctores”, y no me hablen de emprendimiento, cuando los docentes que imparten dicha catedra, nunca han tenido alguno donde quebraron financieramente y luego otro que si funcionó.


No pretendo ser necio o sesgado en mi pensamiento, tan solo quiero decirle que el mundo ha cambiado, que la llegada de los Millennials es la comprobación fehaciente de la afirmación y que al igual que la música ellos deben cambiar el plan de negocios. Entonces, al igual que ellos dejaron de vender discos para salir a vender recitales o conciertos, ahora las universidades deben hacer un viraje de 180 grados y migrar a la democratización del conocimiento, es decir a compartirlo de manera gratuita y ahora si de alta calidad. Ya sé que ustedes estarán pensando ¿Bueno y de donde se van a sostener económicamente las universidades? Y la respuesta es fácil, en esa democratización del conocimiento, deberán crear grandes departamentos de caza talentos, los cuales se predestinarán a la investigación y generación de proyectos de innovación social y empresarial. Dichos proyectos deben ser fondeados por el estado y por el sector privado. Adicionalmente las universidades deben volverse como las escuelas de formación deportiva, donde le invierten a los semilleros, para tener los mejores talentos a futuro, con base en lo anterior, poder recuperar la inversión hecha por dichos entes, y de igual forma, con una importancia no menor, poder comprobarle a ese chico que hizo tanto en tiempo y dinero que no fue en vano su esfuerzo. En la etapa formativa se debería hacer un énfasis enorme en el trabajo colaborativo, para que una vez avanzado en el camino, este se anime a volver la mirada atrás y ayude a los que recién inician la marcha. Acá tendrán la verdadera semilla para hablar de innovación y competitividad.


Imagínense estos proyectos liderados por estudiantes de las áreas de cátedras de ciencias sociales, defendidas por áreas de abogacía, generando alimentos animales y vegetales mejorados por agronomía, veterinaria y zootecnia, mermando desnutrición infantil, por los expertos en nutrición y cocina; adicionalmente promocionadas, posicionadas, vendidas por Marketing y Comunicación. Ahí, en realidad tienen pasantías efectivas para futuros ejecutivos o emprendedores. Esto es tan solo un ejemplo de los miles que podría sugerir y con algunas de las profesiones que se podrían involucrar.


En realidad, no tengo nada en contra de las universidades, es más las quiero tanto que, por eso elegí una decana de psicología, para que me acompañará en la vida, como esposa, decisión que fue mi mejor elección, misma que aprendí en el día a día, y no en pre grado.


Como consejo final para vos, estudia cada vez más, investiga cada vez más, pero por crecer y ser mejor ser humano, no simplemente por tener un nuevo elemento decorativo de la casa u oficina. Recuerda que el conocimiento, es el único recurso que crece, si se comparte. Así que a vencer creencias, a cambiar el mundo y a dejar nuestra marca indeleble en él, de la mano de tu Marca Personal.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez

@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario