viernes, 27 de octubre de 2017

Hagas Lo Que Hagas, Igual Se Van a Ir





De la manera que están haciendo ver a los Millennials, pareciera ser, que son una generación de personas sin rumbo, ni compromiso; mucho menos propósito de vida. Con base en lo anterior y sin pretender hacer una defensa escasa de fundamentos, buscando no hacer falsas generalizaciones y brindar a las organizaciones herramientas para asumir una realidad que es innegable, me dedico a escribir el blog de esta semana. Tengo que agregar a esta introducción, que este escrito, ha sido impulsado por varios eventos donde he asistido y que recalcan la supuesta poca confiabilidad que generan estos nuevos talentos.


Quiero empezar entonces, con una reflexión, de una vivencia de un par de años atrás, cuando uno de mis clientes, una colombiana que vivía en Sudáfrica, regreso al país a contar su historia, para poder inspirar a otras personas a hacer lo mismo. Lo primero con lo que nos encontramos, fue que, a su universidad lo único que le importaba de ella era, si iba a estudiar algún post grado, es decir, facturar… una desilusión absoluta como podés ver, al sentir el engaño de tantas promesas hechas en el trascurso de su pre grado. Se tomó la decisión de hacer dicho evento en la Cámara de Comercio de Bogotá de la Avenida El Dorado, un viernes a las 5 pm, con los agravantes de tener ese fin de semana un feriado y el trafico intratable de la capital colombiana. Para mi grata sorpresa, el evento se llenó con más de 200 personas, que de corazón querían viajar a este destino, simplemente a ayudar a los pingüinos, a la reforestación, a trabajar en hogares de ayuda a niños maltratados, entre algunas de las opciones filantrópicas que me contaban. La reflexión al final del día fue ¿Cuántas personas de otras generaciones hubieran venido y cuantas quisieran hacer algo por el mundo, sin esperar nada a cambio? Cuantos hubieran preferido ese plan, antes de poder llegar más temprano a la cita con el alcohol habitual del fin de semana. Entonces… ¿Quiénes tienen menos compromiso y propósito de vida?


Con base en lo anterior, debemos dejar de minimizar las fortalezas de las personas que piensan o viven distinto a lo que lo hacemos nosotros, intentar colocarnos en sus zapatos y procurar entender que se siente. Por eso mismo, el reto estará en comprenderque los Millennials, lo que buscan es el equilibrio con todo lo que les rodea, el respeto por el planeta y su felicidad, misma que otras generaciones dejaron en manos de planes de jubilación, autos, saldos bancarios, títulos universitarios, entre otros. Por tal motivo, las organizaciones deben ser innovadores de verdad, y el país debe tomar conciencia de esto, porque de no ser así, seguirá bajando el ranking del país con respecto a otros en el mundo. El ejemplo de esto se puede evidenciar, en el informe del 2016, del Índice de Innovación Global (GII), en el cual el país pasó, del lugar 60 al 68[i]. Y si hablamos de competitividad, el panorama, no es que sea el más alentador, como lo demuestra el documento de la ANDI, en su informe de balance 2016 y perspectivas del 2017[ii], dónde se cita las conclusiones del Foro Económico Mundial, en su índice de Competitividad Global 2016-2017, en el que, se permite deducir que este año el 43,5% de los países está en mejor posición que Colombia, comparándolo con el 42,9% del año anterior.  


Una vez entendido lo anterior, las organizaciones podrán comprender realmente que, van a tener que volcar mucho de su innovación en las personas, ya que en el mundo loco que andamos, el simple hecho de ser buenas personas, ya nos hace innovadores. Adicionalmente aceptar que el reinado se ha acabado, y que ahora las estrellas del espectáculo serán los ejecutivos y no más los logos, las instalaciones o las certificaciones. Que mejores personas, son mejores ejecutivos, y que ligando esto al nombre de mi blog de la semana, hay que aprovechar el tiempo que estén juntos, para vivir la relación más intensa, apasionante y con el mayor número de historias para contar, y que sirvan de inspiración para los que han de vivir este momento, en el corto plazo.


Impedir que los Millennials se vayan en post de sus sueños y propósitos de vida, estará casi imposible, lo que, si pueden hacer, es generar planes de crecimiento mutuo, de empoderamiento de líderes internos de la organización, para que cuando decidan decir adiós, su esencia y pasión quede en su equipo de trabajo, donde se tomará la posta y se mantendrán en carrera, uno tras otro. De hacer el ejercicio bien realizado, con base en un plan de innovación de marca personal corporativa, el resultado debería ser, que por cada ejecutivo que pasa por el programa, se debe tener mínimo tres réplicas del mismo, es así, como en el mediano y largo plazo, la salida no se hará notoria y el remplazo de este ejecutivo se dará con alguien que sueña con ocupar dicho espacio, no solo para tener un ingreso, sino para poder inspirar a más ejecutivos. Como efecto colateral y sin haberse dado cuenta, su compañía será una verdadera marca empleadora.


Invierte en tu gente para que sienta pertenencia, no vaya a laborar, sino a hacer lo que lo apasiona, no llegue a sentarse en un lugar de trabajo, sino a escribir parte de la historia que la empresa está construyendo; por eso la inversión debe ir más allá de la supuesta felicidad que genera la borrachera de la fiesta de fin de año. Que les des la posibilidad de generar proyectos de innovación dentro de la organización, pero para esto sea una realidad, debes tener claro que requieres de tiempo, escucha activa y tecnología. Hablando del tiempo, deben cambiar el concepto del lugar de trabajo, como campos de concentración de ocho horas diarias y ser flexibles, centrándose en los resultados de crecimiento mutuos. En la escucha activa, deberían no dejar a nadie sin poder ofrecer posibilidades, ideas, creaciones, y para que estas pasen de ideas, acciones y lo que se le parezca, habrá que tener una plataforma para tener la prolijidad, seguimiento, evaluación y generación de lecciones aprendidas. En mi caso recomiendo muchísimo una compañía extraordinaria que encontré en Colombia, llamada Innover (www.innovers.co), y que trabajan bajo la técnica – Matrix Thinking – del referente de la innovación australiana, Roger La Salle. El programa de ellos está liderado por su CEO, Ricardo López Vega, el director de Emprendimiento de la Universidad Autónoma de Occidente, por más de una década y consultor internacional en el campo; de igual forma Andrés Garcia, el experto en tecnología. Su desarrollo permite todo lo que les mencione con anterioridad e invitar a proponer soluciones a clientes, proveedores, referentes, entre otros.

Como el emprendimiento es otro actor principal que empieza su accionar en esta película, podría ser el cierre perfecto para decir gracias desde el interior de la organización a aquellas personas que dejaron marca dentro de la misma. Entonces, acá en lugar de hacer fundaciones de ayuda social en las que pocas personas creen, estaría mejor apoyar proyectos de las personas que se van, tanto empresariales, como de impacto a la comunidad. Eso hará que se sientan todavía enamorados de la organización, parte de la misma, agradecidos del beneficio obtenido; así mismo, de ser escuchados y valorados, convirtiéndose en embajadores de marca y generadores de contenido interesante para las comunicaciones internas y externas de la compañía.


Cuando existen momentos tan coyunturales como este, hay dos opciones, una podría ser la de quedarse llorando, o la de salir a vender pañuelos… entonces, a tomar manos a la obra, a no generalizar en ninguna faceta de la vida, y a hacer un plan de cambio dentro de tu organización para que por fin dejemos de cubrir vacantes, para innovar y empezar a atraer talentos.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia






[i] Índice del Innovación Global 2016 http://ow.ly/V1ql30gaHsq
[ii] ANDI – Balance 2016 y perspectivas 2017 http://ow.ly/xT7a30gaOv3

viernes, 6 de octubre de 2017

La Importancia De Las Marcas Personales Dentro De La Organización





Quiero empezar este tema, haciendo una analogía entre el fútbol y las organizaciones. Se imaginan ustedes al Barcelona o el Real Madrid, tratando de tener todo el protagonismo y evitando a toda costa que, figuras cómo Messi, Suarez, Iniesta, Ronaldo, Kroos, Benzema, sean referentes o el centro de atención de sus clientes (léase hinchas o seguidores), los medios y el mercado en general. Entonces si, en estos clubes deportivos, que, antes que nada, son empresas muy rentables y con una recordación de marca universal, es tan exitoso; por qué no permitírselo en el día a día a las organizaciones y los emprendimientos.


Reiteraré esta y mil veces más, de ser necesario que, las personas no compran logos, paredes, instalaciones, sino experiencias, representadas en emociones, y estas, vendrán asignadas en exclusividad a los seres humanos. Con base en lo anterior y donde debe tener una atención especial las organizaciones innovadoras, es en la atracción de marcas personales constituidas o que tengan el potencial de ser construidas dentro del interior de la organización. Entonces, lo primero que deben hacer estas empresas modernas es cambiar la idea de cubrir vacantes, por atraer talento y cubrir con piezas claves y muy valiosas, esas posiciones estratégicas de la compañía.


Es lógico suponer que, para poder conseguirlo, habrá que hacer inversiones importantes, tanto en tiempo como en dinero, y acá te invito a llevarlos de la mano, como el matrimonio más fiel. Porque, por ejemplo, si solo colocas solo tiempo, pues faltara el aporte del dinero para atraer talento y perderás la inversión. Sí, de igual forma, brindas dinero, pero no le das tiempo, a desarrollar un proceso claro, ético, coherente y estructurado, el resultado final, será absolutamente negativo.


Una consideración que no es menor, es la de saber que dichas organizaciones van a tener que pagar salarios que correspondan a la necesidad de la misma. Para ser más claro, no quieras tener una persona de un nivel superlativo, comprometida, innovadora, líder, entre muchas otras variables, y pretender pagarle un euro partido por la mitad, con la excusa que, sí no lo hace él, habrá mil personas, que están dispuestas a hacerlo por la mitad de su precio. Mi reflexión para ellos está en decirles que hay millones de jugadores más baratos que Messi y Ronaldo, pero ¿Generarán lo mismo que este par de estrellas en posicionamiento de marca y harán la misma cantidad de goles? La respuesta es obvia y se cae de su peso “NO”.


La comunicación y la generación de contenidos, para dicho ítem, es otro cuello de botella de las organizaciones. En términos de comunicación, se debe analizar acerca de lo que se quiere contar dentro y fuera de la misma, con una estrategia clara y que debe ir mucho más allá de contratar un centro de medios, que, en la mayoría de los casos, poco o nada conocen del sentir interno de la corporación, tampoco de generar un slogan que suene hermoso, pero que este año luz de la realidad. Comprobación de mi afirmación, la podrías encontrar en el sector bancario. Otro frente a tener en cuenta es la retroalimentación del mercado hacia la compañía, y que de igual forma, debe ir más allá del - social listening -. Entonces enfocándonos no en el problema, sino en la solución, la opción estará en el desarrollo de unas políticas de marca personal corporativa, de donde se deben desprender las mejores historias, que despertaran el reconocimiento y fidelización de sus clientes, la estabilidad en el clima organizacional, la admiración de su competencia, como el sueño de las personas, por hacer parte de su familia empresarial; lo que lo convertirá en una marca empleador, como valor agregado.


Quiero cerrar este capítulo, dejando una visión a 10 años, y donde en un mundo de Millennials y Centenials, que son emocionales en un altisimo porcentaje, el reto de las organizaciones, no estará simplemente en vender, sino en gestionar y obtener un equipo calificado para poder producir y llevar a su mercado objetivo los bienes o servicios que comercializan. A lo anterior súmenle el crecimiento mundial por el amor a los emprendimientos, impulsado desde los gobiernos para bajar tasas de desempleo, políticas de equidad social y rompimientos de las brechas en ingresos. Los invito en realidad al menos a intentarlo, ya que, si tengo razón en mi análisis, estarán con una organización una década adelante de los demás, y de estar errado, no habrá problema, porque construirá una compañía con un clima organizacional de lujo. ¿Así que por qué no arrancar la marcha hoy mismo?


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez

@sowhatcolombia