viernes, 22 de diciembre de 2017

Manual Para Nunca Dejar de Sufrir





Después de muchos años de investigar, analizar, cuestionar e intentar comprender el día a día de la media de los seres humanos, con gran asombro y algo de pesar, puedo decir que, me sorprende enormemente lo que nos hemos acostumbrado al dolor y como lo hemos invitado a ser huésped de honor de nuestra pasar por este mundo. Quiero empezar por remontarme hace muchos años atrás, cuando al estar compartiendo un momento demasiado agradable, alguien salió con la frase “estamos riendo tanto que, fijo es que algo malo nos va a pasar”. Afortunadamente, siempre me ha gustado dudar de todo este tipo de creencias populares, y fue así, como decidí nunca creer en aquella afirmación.


Hay muchas fuerzas interesadas en hacernos pensar que necesitamos sustancias para estar estables, tener amuletos para tener suerte, lociones para atraer a tu pareja, o tener cosas para ser felices; ser dioses de barro, para ser exitosos; tener miles de parejas, para ser unos “machos”; mantener unos cuerpos de Photoshop, para sentirnos deseados; utilizar algunas marcas de ropa específicas, para estar a la moda; o poseer accesorios sobrevalorados, para tener un supuesto estatus, entre muchas más. Lo malo de lo anterior es que, no estamos comiendo el cuento, e intuyo que nos quieren hacer creer, que nuestra vida es como un noticiero de media hora, donde 22 de estos minutos, son de tragedias, homicidios, robos, corrupción, abusos de autoridad; 3 están dedicados al deporte para vislumbrar una luz al final del túnel; ahí mismo y para no perder la emoción te dan un minuto para una nota patrocinada, con el objetivo de intentar darnos un placebo que indique que no todo está perdido. Finalmente, y para ir cerrando, dejan 4 minutos para chismes, que no aportan nada a la vida, pero llenan nuestros ánimos de envidia e intromisión.


Con base en lo anterior he sacado algunos ítems que le servirán a las personas que quieran vivir una vida de sobresaltos y frustraciones constantes:


-      Intenta darle gusto a todo el mundo, y con base en lo anterior, trata de quedar bien con Dios y con el diablo de manera improductiva.


-      Sigue creyendo en un Dios vengativo, y al que hay que tenerle miedo, porque al menor error te va a mandar castigos, enfermedades, represión o lo que se le parezca. Yo siempre he dicho que nunca he tenido problemas con Dios, pero si algunas veces con su club de fans.


-      Mantente creyendo en la malicia indígena y en ser supuestamente muy “vivo” burlando las leyes, normas y cualquier regulación que te coloquen en la vida, pasando por arriba de los demás, abusando de la confianza o el buen corazón de los mismos, en algún momento la vida te pasará la cuenta con intereses.


-      Piensa que el ser impuntual, es sinónimo de una persona importante y que esto te lleva a un nivel superior.


-      Busca cuanta discusión te encuentres en redes sociales, pelea por política, fútbol, religión, televisión, música, etc. gasta el mayor tiempo productivo y de descanso en esta actividad.


-      Miente en el amor de pareja; promete matrimonios, idilios, hijos y todo lo que se te ocurra, simplemente por obtener un poco de intimidad o beneficios económicos.


-      Sigue pensando que tus amigos son Google y que solo les buscaras cuando necesites algo de ellos y en algún momento de tu vida veras como te quedas muy, pero muy solo.


-      Piensa que la felicidad está en el dinero y que harás lo que sea para obtenerlo, sin importar valores, principios, normas o cualquier cosa que se le parezca. El resultado de este ejercicio te convertirá en un ser humano tan pobre que, lo único que tendrás es dinero.


-      Centra tu felicidad en la infelicidad de los demás y con base en lo anterior le darás un toque de conformismo y mediocridad a tu vida.


-      Tomate todas las cosas de la vida como asuntos personales, es decir, piensa que la humanidad está contra vos, nunca separes lo laboral de lo personal, lo deportivo del día a día, siéntete perseguido y nunca entendido. Para que me entiendas más fácil, coloca en tu cabeza que le caes muy mal a tu jefe y por eso te hizo un llamado de atención y no es porque tenés 20 llegadas tarde a tu lugar de trabajo.


-      Encuentra una excusa para todo y justifica tus actos en los errores de los demás, aprende a decir siempre “Sí otros lo hacen por qué yo no podría”, y caerás tan bajo, como nunca imaginaste poderlo hacer.


-      Convierte la procastinación como el conductor para tu vida, y deja siempre para mañana lo que puedes hacer hoy.


-      Nunca aprendas a decir ¡NO! y comprométete con todo, a sabiendas que vas a fallar de corazón o que lo que estás haciendo no te gusta en lo más mínimo. El valor agregado de este ítem, te permitirá dejar que cualquiera pase por encima tuyo, sin el menor reparo o detención de tu parte.


-      Convierte el dolor y la lastima, en tu proyecto de vida, recuerda que las redes sociales son un excelente canal para ampliar el público espectador. No olvides publicar las 234 promesas que haces en dichas redes y donde le decís a tu pareja que, esta es la última vez que juegas conmigo… esto te permitirá ser un corazón roto eterno.


Creo haber enunciado las principales acciones que te llevarán a vivir una vida de lamentos y de dolor, no como critica insustancial, sino por el contrario, buscando que las personas le den un giro a su vida de acuerdo a sus necesidades. Ahora, si sos de los míos, de los que nos gusta luchar y dar la cara a las cosas buenas o no tan buenas de la vida, si a todo le colocamos resiliencia e inteligencia, aprendemos y crecemos, entonces harás exactamente todo lo contrario, te permitirás escuchar tu voz interior, le darás gusto a ese niño interno que Dios te regalo, vivirás una fe con coherencia, caminaras por la vida siendo una persona equitativa y respetuosa de todo lo que te rodea, aprenderás a ser leal. Cómo valor agregado entenderás que hay que probar de todos los sabores de la vida, para elegir cuáles son los de tu predilección, con base en lo anterior estarás más cerca de la felicidad real que tanto anhelamos y que tanto necesita el mundo en el que vivimos.


Te invito de manera cariñosa a guardar este blog y hacerlo compañero en este 2018 que está por llegar, que, de una buena vez por todas, le des una transformación a tu paso por esta vida y que lo recuerdes por siempre, como el año del inicio de una nueva existencia.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia



No hay comentarios:

Publicar un comentario