viernes, 26 de enero de 2018

¿Multinivel o Network Marketing? Dilo Como Quieras Pero Que Tenga Marca Personal





No hay necesidad de ser un estudioso en economía, para entender que cuando se siente todo un florecimiento de la actividad de los multinivel o network marketing, es que estamos viviendo una recesión local o global. De igual forma, no hay que ser un “experto” en branding para saber que, en la media de las personas, la actividad genera cierto recelo o pereza; tampoco hay que ser ilustrado en publicidad para saber que el discurso cada vez tiene menor impacto. Con lo anterior no quiero desvirtuar el trabajo que realizan, desconocer las fortunas de dinero que mueven, la formación interesante que en algunos casos imparten a sus miembros y las posibilidades de crecimiento que han brindado a millones de personas por el mundo, porque sería de un necio e iría en contravía a mi propósito de vida, en cual brindo soluciones antes que críticas o problemas. Con base en lo anterior, mi interés estará en proponer nuevas alternativas que hagan el negocio más interesante, real, formador del ser y más valorado.


Donde creo que radica la pérdida de confianza en la actividad, es en la manera muchas veces engañosa como terminan convocando a sus prospectos, o quien no fue víctima de un amigo que le invito a una reunión de negocios supuestamente privada, y cuando uno se da cuenta, la verdad es que el negocio era invertir en el negocio de terceros y tenía que quedarse un largo rato, viendo un espectáculo no del todo agradable por la forma como fuiste convocado o por un griterío aturdidor. La otra podría ser el centro que le dan al dinero, a la propuesta de valor de: “Vamos a hacerte millonario”, que muchas veces viene de uno que, está más complicado financieramente que vos. De igual forma esta la mentira que te dicen siempre, del supuesto: “Hacerlo en tus ratos libres te hará exitoso”, cuando ni en esta actividad, el deporte y menos la vida, se consiguen las cosas de esta forma. Finalmente, y no como un dato menor, desaprovechan el centro del negocio que son las personas que comercializan sus bienes o servicios, usándolos simplemente para contar que hicieron plata allí dentro, como alguna vez pude ver en Cali, donde una señora mostraba dos fotos de dos carros… una era de un carrito de venta de café (o tinto como le dicen en Colombia), y otra de un BMW, cero kilómetros; dejando de lado miles de anécdotas llenas de valores sociales y familiares, que darían mucha mayor recordación e inspiración, por la inmediatez del dinero.


Ya pasando esta página necesaria, para contextualizar la situación, quiero plantear tan solo tres consejos básicos que pueden cambiar el futuro de todos y que a mi modesto entender, tendrán que hacer estas grandes organizaciones en el corto plazo para seguir siendo tan rentables y exitosas como hasta el día de hoy:


-          Cambio en las políticas de influenciadores: el centro de la publicidad para este tipo de compañías, no puede seguir siendo modelos famosos o grandes figuras públicas, y debe ser reemplazada por personas dentro de la organización. Para fundamentar este cambio sugerido, voy a partir desde una reconocida marca que, en su discurso recita algo sobre el amor de la mujer, a ella misma, pero nunca en sus campañas veo alguien de la organización siendo la imagen, ni la misma hija del dueño de este gigante empresarial… entonces ¿Dónde está la coherencia del discurso? Te digo que te quieras y creas en ti mujer, pero en mi interior organizacional, no creo en ese potencial… bastante loco y mucho más aún, cuando podés conocerles más y sabes que hay un sinnúmero de ejecutivas, consultoras y funcionarías; hermosas, sexys, apasionadas, admirables, guerreras, tiernas, inteligentes, autosuficientes, haciendo parte del equipo de trabajo y que son desaprovechadas. La solución innovadora, sería construir una política de marca personal corporativa y armar un plan de entrenamiento y comunicaciones bastante agresivo, apoyados por una App que permita que todos los días le llegue mensajes, entrenamientos, contenidos que aporten a su vida y no solo a sus ventas. Esto sería como tener reunida a toda la organización a diario enseñándole el idioma del amor corporativo. Imagínate toda esa estructura de comunicación tan brutal en la palma de la mano de tus marcas personales internas. De saberlo coordinar correctamente podrían obtener como valor agregado la construcción del innovador – Employee Branding – éxito asegurado para tu estrategia de marketing digital.


-      Adiós a los centros de medios y buenos días los departamentos de investigación del talento: ¿Quieren saber y comunicar lo mejor de sus organizaciones? Bueno, pues entonces usen un equipo de trabajo que este dentro de la misma, que entienda a qué huele y a qué sabe la organización, el idioma en el que dialoga, que comparta el día a día, te lo encuentres en las reuniones de expansión y búsqueda nuevos talentos o socios del networking. Recuerda que escribir bonito es fácil, generan emociones auténticas ¡No!


-      Entierro a las propuestas baratas de valor: frasecitas sin fondo es otra acción que la marca personal entrara a reemplazar, debido a que ira mucho más allá de palabras que suenan lindo y enseñara con el ejemplo. Por tal motivo, slogan como “Sea su propio jefe”, “Negocio fácil” “Millonario al instante” o “Saludable por productos mágicos”, estarán fuera de contexto y en una sola explicación dejo sin fundamento a estás cuatro que menciono, …entonces; mi marca personal es mi propio jefe y es mi jefe de verdad porque puedo tomar decisiones que impactan mi vida y los que me rodean, pero eso implica que trabaje el triple, que me esfuerce, que siempre de una milla más, que me nutra mejor, que haga un ejercicio constante y que tenga una disciplina de acero. Eso es enseñar con el ejemplo y como lo hago yo, lo hacen millones de marcas personales en diversos rubros que van por el mundo dejando legado. En la vida nada es gratis, así que es hora de dejar de ser ingenuos y que jueguen con nuestras necesidades o anhelos.


Para cerrar creo que este tipo de organizaciones están como Polaroid en su momento, donde se sentía el rey, era supuestamente intocable y solo creía en lo que ellos decían y que costoso que les salió ese pensamiento.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia




No hay comentarios:

Publicar un comentario