viernes, 23 de febrero de 2018

¿La Familia o el Trabajo?






De la misma forma que cuando nos asaltan nos dicen - ¿la vida o el dinero? - creo que, en algún momento de la existencia humana, y principalmente para generaciones cómo la X o los Baby Boomers, las organizaciones intentaron cometer esta fechoría. Por suerte no pudieron llevar a buen término esta idea Maquiavélica, con ellos y obviamente mucho menos ahora, con la llegada de los Millennials y su nueva perspectiva de ver o sentir el trabajo.


Yo soy un convencido del concepto que nos hace entender que, no estamos en una era de cambios, sino que estamos en un cambio de era, la cual se empieza a construir a partir la confianza. Misma que las organizaciones han intentado ganarse en el lugar equivocado, con políticas débiles o sin un impacto real en la sociedad. Esto podría entenderse desde la perspectiva de la evolución del marketing, donde hemos pasado del marketing 1.0, donde el producto era el todo y la venta la llegada al éxtasis, se vivía de copy’s y campañas que sonaban lindo, al 2.0, donde se buscó fidelizar a los clientes. Con la llegada del 3.0, se ha evolucionado a valorar a los consumidores y no simplemente a concebirlos con una masa, entendiendo su naturaleza humana, por eso han agregado sentimientos, valores e interacción constante. Ahora en el marketing 4.0, el panorama aun es más grande, y aunque es la era del estudio de mercados y el gran Big Data, más que nunca las personas estarán en el centro de todo, pero lo más lindo de la situación, es que no solo lo harán simplemente los clientes, sino también los funcionarios que terminan convirtiéndose en esos embajadores de marca y los imanes para atraer nuevos talentos.


Es incalculable lo que las organizaciones han perdido en dinero a causa de las modas, un ejemplo claro fueron los genios de “la reducción de costos”, y sus jornadas de despidos masivos, la canibalización de los empleados y el desprecio de ellos, sus familias y el entorno ¿Será que lo que ahorraron podrá pagar lo que perdieron en branding? Lo dudo, porque yo no compraría nada de aquella compañía, que me traiga el recuerdo del despido de un familiar, que puso en jaque la economía y la estabilidad laboral. Acaso somos tan inocentes para no darnos cuenta que, por esa misma razón es que los Millennials, hoy no quieren pasar por lo que vivieron sus padres dando una vida a una organización y salir al final por la puerta de atrás, ellos dejan antes de ser dejados. Lo anterior confirma mi teoría de la importancia que se le debe dar a la confianza, en cada acción de las organizaciones, y que debe ir más allá, de ser una linda palabra de las políticas corporativas de la misma.


Esa confianza también se refleja a la hora de comprar, o quien lo hace hoy, basado en las normas ISO, muy pocas personas realmente, la gente se va a las recomendaciones en redes sociales, calificaciones de otros clientes, o la sugerencia de una persona que le genera credibilidad. Para probarlo podemos revisar las páginas de Amazon, Trivago, Booking, Zappos, Best Buy, por mencionar solo algunos de los millones de opciones que en la actualidad existen.


Soy un convencido que el cuarto de hora ha pasado por muchas áreas de las organizaciones, y que está empezando el de las áreas de atracción del talento, donde los presupuestos tendrán que aumentar de una manera sustancial, deberán de pasar de capacitaciones planas que cuestas dos pesos, a reales planes de mejoramiento e innovación, extensos y con reconocimiento, que permita que la confianza, tema central de este artículo se geste, nazca, crezca y de sus frutos abundantes, mismos que no solo impactaran su área de influencia, sino a toda la organización. Recuerda, los Millennials no llegarán a tu organización porque tengas un sello de - Better Place To Work – sino porque alguien le dirá que es un placer absoluto ser parte de una gran familia empresarial. Lo anterior te permitirá construir estrategias de Employee Advocacy, que te permitan ser un Employer Branding y el referente de los demás. Debes definir si seguís contratando motivadores que hagan gritar una tarde, para que se queden sin voz el resto del mes, si gestionas acciones o mejor desarrollas proyectos, si querés pasar del Burnout al Engagement; si te unís a la década dorada de la psicología organizacional o simplemente seguís cubriendo puesticos de trabajo.


Aunque no podemos generalizar, si podemos decir que, en un altísimo porcentaje no hay nada que nos brinde más confianza que la familia, por eso ella está destinada, a ser invitada de honor en todo este camino, debe ser el soporte y respaldo de los funcionarios de tu organización, deben ser los coembajadores de tu marca, deberías apoyar más el teletrabajo, que aportará a la construcción de tejido social y la disminución del trafico caótico de las ciudades. De igual forma, empezar a buscar la mejor versión de los que comandan la organización, para que con el ejemplo y basados en liderazgo, puedan encontrar la mejor versión, de la del resto de personas de la compañía, eso es marca personal corporativa y les convertirá en rock star.


Para cerrar quiero invitarte a hacer sentir a tus funcionarios como una madre hace sentir a su hijo recién nacido, el cual siente abrigo, tranquilidad para comer, seguridad para dormir en su pecho, simplemente por la confianza que ella le genera naturalmente, y no por una política de calidad fría y e impuesta dictatorialmente ¿Todo un reto y capaz que una utopía? Bueno, sino lo intentamos al menos, no sabremos qué pasará y tal vez, nos habremos perdido la mejor oportunidad de nuestras vidas, no solo desde el punto empresarial, sino también, desde el punto de vista social que tanto necesitamos. Por todo lo anterior y con total convicción hoy respondo a la pregunta de ¿El trabajo o la familia? Diciendo que la respuesta correcta es - El Trabajo Y La Familia – unidos de la mano de la confianza real.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia




No hay comentarios:

Publicar un comentario