viernes, 9 de marzo de 2018

¡El Día Es Hoy!





Alguna vez te pusiste a pensar o analizar el sinnúmero de ocasiones que aplazaste algo que deseabas hacer en tu vida, simplemente por la cancerígena procrastinación, la pereza, el miedo, el qué dirán, o el seudo protocolo de la sociedad en que vivimos. Te aseguro que un altísimo porcentaje, vas a encontrar a muchas personas que la sumatoria de ocasiones que esto les ocurrió, es superior a las veces que se dieron la oportunidad de ser felices. Por eso, en esta ocasión te voy a brindar algunas opciones, para que le des un giro radical a tu existencia y empieces a vivir tu vida, dejando de vivir la vida de los demás:


-      ¡El día es hoy! Para acabar esa relación que te atormenta, que le sigues dando oxígeno, cuando en el fondo sabes que está más muerta que los huéspedes del cementerio, por el simple miedo a estar solo (a), porque tu familia y entorno te lo imponen o como resultado de tu baja autoestima.


-   ¡El día es hoy! Para no permitir que esa adicción te siga desangrando, alejándote de lo realmente importante y absolutamente valioso. Deja de decir que es la última vez que lo haces y cúmplete a ti mismo la promesa, deja de decir que lo harás solo hasta tu próximo cumpleaños, fin de año o la celebración que se te ocurra. Acá te lo hablo desde el ejemplo y sabrás más del tema en mi primer libro que se lanzará en septiembre de este año, por ahora te lo dejo acá, simplemente diciéndote que, esta decisión la tome hace 15 años, radical y sin aplazamientos, sin prometerle a nadie, solo prometiéndome a mí mismo que me regalaría 24 horas de sobriedad que me merecía. Como plus, deberías alejarte de quienes son parte de tu grupo de tentación, porque en el corto tiempo, buscarán hacerte recaer y ser su trofeo, ya que el que está en el fango, no le gusta que nadie se salga del mismo.


-      ¡El día es hoy! Para dejar ese trabajo que te atormenta, ese jefe que no te valora, esos compañeros que abusan de tu amabilidad y cordura, de esa actividad que solo haces por unas cuantas monedas para apagar incendios. Es el momento de empezar a recorrer otros caminos, ya sea como empleado, o por qué no, como ese gran emprendedor que siempre soñaste.


-      ¡El día es hoy! Para colocar un muro y no permitir que tu familia siga manipulando tu vida, diciendo que hacer, como pensar, como actuar, con quien estar, que estudiar o como vivir, las decisiones que deberías tomar o lo que se le parezca. Simplemente por cumplir las exigencias, parámetros de calidad o llegar a donde ellos ni siquiera llegaron a acercarse.


-      ¡El día es hoy!  Para alejar esos amigos, que de amigos solo tienen el nombre, que no te aportan, que no se la juegan por vos y que vos si te la jugas por ellos; esto es un tema de calidad y no de cantidad. Recuerda que una cosa es ser conocidos y otra cosa es ser amigos, para mí, estos últimos, son aquellos hermanos que Dios olvido darnos.


-      ¡El día es hoy! Para empezar a amar a la persona más mágica y maravillosa del planeta y que solo podrás descubrir viéndote al espejo y aceptándola tal y como es, sin patrones de belleza que te imponen los medios o estereotipos que te fija la sociedad.


-      ¡El día es hoy! Para dejar de utilizar el dolor, como tu proyecto de vida. No olvides que es adictivo, traicionero y cuando menos te das cuenta, habrá consumido tu paso por este mundo, y no podrás vivir sin él.


-      ¡El día es hoy!  Para vivir en la vida real y no en las redes sociales, que están llenas de personas más débiles e inseguras que vos, con más problemas e insatisfacciones, pero que, con sus publicaciones de viajes, planes, fiestas, farándula, seudo alegría; te quieren hacer ver que, el de la mala vida sos vos.


-      ¡El día es hoy!  Para dejar que te manipulen con la fe. De nada sirve pasársela una vida arrodillado rezando millones de rosarios, sino saliste a la calle a enseñar con el ejemplo, a cumplir las doctrinas de respeto y de buena interrelación.


-      ¡El día es hoy! Para dejar de ver lo que te falta y empezar a disfrutar de lo que tenés, de esas pequeñas grandes cosas, y no es un tema de conformismo, es una visión de agradecimiento, equilibrio, con la vida y con Dios.


-      ¡El día es hoy! Para aniquilar tu miedo, recuerda que este es tan cobarde que, cuando lo enfrentas sale corriendo, como me lo enseñará de manera magistral mi padre espiritual, Fray Ramiro.


-      ¡El día es hoy! Para salir a recordarle a todas y cada una de esas personas que son valiosas en tu vida, lo que sentís por ellos, lo que les agradeces estar ahí en los momentos indicados y para que sepan que vos también vas a estar ahí, cuando ellos lo requieran. No olvides que un abrazo en el momento indicado es más valioso que cualquier cosa material.


-      Y finalmente ¡El día es hoy! Para volver a ser un niño y poder disfrutar de todo lo que te rodea, de poder caminar, respirar, ver, oír, sentarte en la grama, maravillarte con un amanecer. En pocas palabras ¡El día es hoy!  Para volver a nacer.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario