viernes, 2 de marzo de 2018

Innovación: Más Allá De Un Área De Patentes






Desde hace poco más de 6 meses, he tenido el honor de asesorar a Ricardo López Vega, uno de los más grandes referentes de la innovación, no solo en Colombia, sino a nivel mundial, y con base en esto, he podido aprender una gran cantidad de conceptos, entender mejor el tema y lo más importante, descubrir por qué la innovación va mucho más allá de ser un concepto, un área de la compañía y obviamente una moda con la que se justifican presupuestos. Este maravilloso proceso también me ha permitido conocer de – Matrix Thinking – de su creador, el gurú asiático Roger La Salle y de Innovers, la compañía australiana que ha llegado a Latinoamérica, después de su paso exitoso por más de 20 países del viejo continente, para que pasemos de hablar de innovar a desarrollar una real cultura de innovación.


Debo confesar que, en su momento, me llamaba la atención la ambivalencia que existía entre, escuchar cada vez más hablar de innovación, y ver cómo muchos países de este lado del mundo, año tras año van quedándose más relegado de los países que lideran dichos rankings. Es así como he podido identificar errores que pienso en mi humilde entender, se han cometido y los cuales se deberían corregir de manera radical, con el fin de aprovechar lo mejor de las personas, de las ideas, del conocimiento y del desarrollo mundial.


Haciendo una analogía, y para que me entiendas un poco más fácil mi planteamiento, creo que ha pasado lo mismo con la innovación que con el sexo, donde parece que lo único importante es el orgasmo a toda costa, y nunca el aprender a leer y sentir el cuerpo de tu pareja, a tener valores, cuidados, percepciones, seducción y un millón de cosas más, entonces hablando del tema que hoy nos atañe, todo se reduce a una simple patente. Esto se puede corroborar y lo digo de manera muy respetuosa, en las universidades, donde más de una patente hace parte del archivo obsoleto de la misma, o en organizaciones que llegaron a ese clímax, pero salieron corriendo porque no sabían que más hacer después del resultado. Con base en lo anterior quiero darte algunos pequeños consejos para que veas la innovación desde otra perspectiva y lo mejor de todo, que te animes a convertirte y convertir tu emprendimiento u organización, en un centro de cultura de innovación empresarial:


-     Recuerda que la innovación no está simplemente en la tecnología, en las Apps, en la robótica o el “milagroso” Big Data ¡No! Está en las personas que hacen parte de tu equipo de trabajo, que conocen de su actividad y que respiran pasión dentro de tu organización, sin importar si son 3 o 30.000. Prueba de ello, lo vas a encontrar desde ya y para la década que viene, en la atracción del talento y la inspiración que les puedas generar para que sean tus embajadores tanto dentro como fuera cuando se vayan a otro lugar a desarrollar sus habilidades y fortalezas, como ya lo había dicho en mi blog “Hagas lo que hagas, igual se vana ir”. Esto lo ha entendido, por ejemplo, Unilever en España, donde hace la búsqueda a través de Linkedin en su primera fase, luego evalúa tus competencias profesionales, a partir de 12 juegos virtuales por espacio de 20 minutos, de allí pasas a una entrevista digital en el lugar del mundo que estés y finalmente cierras el proceso, con una visita a las instalaciones de la compañía, donde tu examen práctico se dará en un proceso de inmersión real y colocando a prueba las habilidades profesionales de los candidatos con base en un caso autentico de dicha compañía, priorizando tus capacidades individuales por encima de los conocimientos académicos. Cabe la pena resaltar que esta iniciativa se replica después de su éxito en Reino Unido e Irlanda y seguirá a muchos otros países.

-      Ten presente de igual forma que, la innovación no es de un área de la organización, como fue el gran error del siglo pasado en el boom de las normas ISO de calidad y dónde era responsabilidad de un muy pequeños grupo, del cual poco se conocía y menos se valoraba su trabajo. Es más, llegaban a tal punto, de ser vistos como molestos por las exigencias que anexaban al diario vivir laboral. Entonces, no tires la semilla en un campo abierto que seguro en la mayoría de los casos se va a desperdiciar, sino que ara y alista el campo, para obtener los mejores frutos, integra desde la más alta gerencia hasta la parte más baja de la organización, escúchalos y al menos analiza sus propuestas, deja de pensar en problemas y comprende que son bellas oportunidades para todos. Finalmente deja de tener lluvias de ideas, crear y adornar tus espacios de trabajo con miles de papelitos de colores, y consigue mejor un programa que te brinde adicional una plataforma de centralización, análisis, valoración y generación de propuestas, que te permitan optimizar hasta el más mínimo de los recursos. Busca que esta plataforma te permita interacción vertical, horizontal o transversal, y que pueda ser interna o externa, ya que tus clientes y proveedores pueden aportar cosas muy valiosas en estos tiempos del marketing 4.0.


-      Deja la obsesión por los prototipados y las patentes, estas deben ser un valor agregado al desarrollo de la cultura de innovación organizacional y podrías llegar a ellas en una segunda etapa, consiguiendo con esto, no solo los avances que requieres, sino el reconocimiento y el liderazgo en el rubro que te desarrolles. Volviendo a lo de los ejemplos básicos, podría compararse con sobreponerse a la presión social del matrimonio y mejor crear toda una estructura de amor en nuestras vidas, donde aprendemos a conocer nuestras fortalezas, disfrutar y valorar todo lo que nos rodea y como consecuencia, capaz que terminar en una bonita familia con el vínculo sagrado de este mandamiento.  ¿Te das cuenta lo fácil que es entender esta situación?


-      Finalmente dale todo el respeto, respaldo, entrenamiento, inversión económica y de tiempo que puedas asignar, a tus líderes de creación y difusión de la cultura de innovación dentro de tu organización. Definitivamente, deben ser marcas personales corporativas y deberías darles todo el reconocimiento tanto dentro como fuera de la compañía, de hacerlo, tendrás otros valores agregados adicionales a los antes mencionados y estos podrían ser el – Employee Advocacy – y el convertirte en – Employer Branding – vital en estos tiempos hermosos de Millennials que vivimos.


Para cerrar quiero agradecer al equipo humano y profesional del Innovers Latinoamérica, como lo es, Andrés Garcia, Juan Diego Sandoval, Cesar Jaramillo, al equipo de coachs certificados internacionalmente en innovación; por todos y cada uno de los conocimientos adquiridos; han sumado mucho no solo a mi carrera profesional, sino también personal.  


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario