viernes, 27 de abril de 2018

La Marca Personal Es Para Humanos Valiosos, No Importantes






Creo que nadie en el mundo ha estado exento que en algún momento de la vida le digan que estudie, trabaje o haga cualquier cosa, para que “sea alguien”, como sino entendieras que, con el simple hecho de haber sido fecundados, ya somos una obra preciosa y mágica de innovación, tecnología y evolución. Con base en lo anterior, nos hemos creado unos estereotipos de todos los colores y sabores, tanto en la belleza, como en el estudio, el trabajo, por mencionar solo algunos. El resultado de lo anterior, nos ha traído grandes depresiones, tasas de suicidio en aumento, insatisfacciones, personas que van como muertas por la vida, dioses de barro y gurús de vivir la vida de los demás o los lamentos.


Por eso es bueno entender que personas como Nicolás Maduro, que podrían ser consideradas “importantes”, por ser el presidente de una nación, no llegan a ser ni valiosas y mucho menos marcas personales. Con esto no quiero entrar en detalles porque perderíamos el tiempo en lo evidente, solo lo hago para poder brindarte un paralelo y que me entiendas con una mayor facilidad el mensaje que te deseo transmitir en estas líneas.


Casos totalmente opuestos me encuentro día a día y en realidad que por eso no paro de agradecer a Dios a cada instante, porque eso me da la fuerza para seguir, para dar un paso más, para saber que no todo está perdido y que por el contrario hay una luz al final del túnel, que nos conducirá a ese lugar en el que anhelamos realmente vivir.


Prueba de lo anterior lo he podido corroborar con el último grupo de estudiantes de posgrado que tuve el honor de tener en mi aula de clase, y que si los miras desde la banalidad, todos eran importantes por los cargos que ocupan en los entes públicos y privados, pero adicionalmente a ello, son extremadamente valiosos por el amor que le colocan a todo lo que hacen en el diario vivir. Ser médico es un cargo importante, pero lo realmente valioso es que una de mis estudiantes que trabaja en un área complicada de la ciudad, reciba a niños de familias con una pobreza evidente; con un abrazo cálido y de corazón, con la frase “Bienvenido a la vida”. A una maestra de pre escolar que no tiene alumnos en su clase, sino hijos adoptivos, por eso los mima, cuida y llena de sabios consejos. A un héroe que sacó a más de 300 personas de su corregimiento arriesgando su vida, para salvar la de ellos, y que hoy es el líder, el ejemplo a seguir en la vida y que, a la distancia, de donde pasaron todas estas cosas, aún les sigue inspirando. Se sumaban un par de mujeres que, desde el deporte ayudan al desarrollo del departamento y al mejoramiento de la imagen del mismo. De igual forma una mujer preocupada por los niveles de adicción de alucinógenos y que callada trabaja a diario por alejar o recuperar chicos de este flagelo. Cómo olvidar a ese padre de familia primerizo que llegaba con los ojos en la nuca por no dormir, cuidando, alimentando y llenando de amor a su hijo recién nacido. Las personas que trabajan en el bienestar de las organizaciones para que la felicidad sea una realidad y no una utopía. En realidad, podría escribir líneas y líneas contando todo lo que hacen esos 26 seres humanos extraordinarios, pero por ahora lo dejaré acá, con un cierre perfecto de tres familias, que tomaron el camino de la adopción y que, en mi ciclo de manera casi milagrosa después de muchos intentos, por fin le pudieron regalar un hogar a un par de angelitos que acababa de llegar a este mundo y a una niña de 12 años abandonada.


Estas son personas valiosas realmente, ejemplos a seguir, líderes que suman y multiplican, porque quien no lo hace, resta y divide. Entonces el mensaje que nos debe quedar el día de hoy es que, más allá de los títulos, los cargos distinguidos, los apellidos, la supuesta fama, o lo que se le parezca, están esos héroes anónimos como vos, que, de manera callada, pero entregada, construyen hogares con valores, equidad, trabajo en equipo, enseñan con el ejemplo, respetan a los demás y se respetan a sí mismos, eso es generar valor, eso es innovación y esas son las bases reales de marcas personales auténticas. Con base en lo anterior ¿Te consideras importante o valioso?



Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario