viernes, 8 de junio de 2018

Facebook: La Caída De Un Imperio






Lindos recuerdos vienen a mí, cuando evoco el pasado y pienso cuando hace poco más de una década, me daba la oportunidad de abrir Facebook. Recuerdo lo lindo que era encontrar las personas de tu pasado, tu presente, y hasta las del futuro. Qué bueno que era en realidad ingresar y poder ver las fotos de las celebraciones, de la amistad, del amor, no digo que era perfecto, pero definitivamente y sin temor a equivocarme, era totalmente diferente a lo que nos encontramos el día de hoy. Pareciera que esta red social se ha convertido en un campo de batalla multisectorial, donde el bullying está en el orden del día y la política, el deporte o la religión son la excusa perfecta para reñir, faltar al respeto, hacer juicios de valor y en el peor de los casos, amenazar a quien piense o sienta distinto a nosotros.

Creo que el primer golpe que recibió Facebook provino de los chicos que empezaron a ver cómo eran controlados por sus padres a través de esta red social o cómo empezaban a sentir un desgaste por tener la percepción de ser un lugar de interacción de gente de avanzada edad. Esto le abrió el camino de manera perfecta a redes sociales como por ejemplo Instagram y Snapchat, donde el contenido era más lite, cool y exclusivo.

Ahora con el escándalo de la filtración y manipulación de la información por parte de Cambridge Analítica, quedó en evidencia nuevamente el uso oscuro que se le da a nuestra información, gustos, búsqueda y todo lo que hacemos en la red. No puedo entender como Facebook, que a veces al usuario del común le coloca tantos controles a la hora de publicar, buscar amigos o cualquier cosa; pudo haber sido tan ingenuo al permitir que dicha empresa hiciera lo que supuestamente hizo, yo en realidad lo siento como que buscaron un chivo expiatorio al cual inculpar y salir del apuro. Es obvio que detrás del negocio está el uso de la información, sino donde encontraremos la base del remarketing.

Otro aspecto que se ha empezado a hacer muy notorio, ha sido la salida a la luz pública, de estudios, libros, investigaciones, donde demuestran que las redes sociales digitales, no han sido creadas con el propósito de unir, sino de crear adicción; prueba de ello lo colocaba en evidencia Sean Parker, creador de Napster en los 90, y que el pasado 8 de noviembre hizo una declaración durísima, afirmando que para conseguir que las personas se mantuvieran mucho tiempo en la red, había que generar descargas de dopamina, pequeños instantes de felicidad; y que estas vendrían de la mano de los – Me Gusta – de sus amigos. Literalmente afirmó: “Eso explota una vulnerabilidad de la psicología humana, Los inventores de esto, tanto yo, como Mark [Zuckerberg], como Kevin Systrom [Instagram] y toda esa gente, lo sabíamos. A pesar de ello, lo hicimos”. Para cerrar dejó en el aire, algo aún más preocupante “Solo Dios sabe lo que se está haciendo con el cerebro de los niños”. Adicionalmente, un estudio de Pew Research que salió a la luz pública en octubre de 2016 señalaba que el 49% de los usuarios estadounidenses consideraban que los debates políticos en las redes sociales eran más furiosos que en la vida real, contribuyendo a la crispación, la polarización y el alejamiento de la armonía social, que podrías entender mejor al leer la obra estupenda de Byung-Chul Han, en su libro “La expulsión de lo distinto”.


Por más que los informes indiquen que Facebook sigue en franco crecimiento, como lo referencian los resultados del estudio realizado entre Hootsuite y We Are Social, de enero de 2018, donde afirman que para dicha fecha las cuentas activas estaban alrededor de 2.167 millones de usuarios, no puede sacarse del radar y tener en cuenta la menor cantidad de horas que la gente está pasando en dicha plataforma y que había disminuido a finales del 2017, en casi 50 millones de horas diarias. Para ir a la realidad y el día a día, me sorprendo enormemente cuando al preguntar en mis conferencias en universidades de Latinoamérica, por el gusto y fidelidad hacia Facebook de los estudiantes, la respuesta es desaprobación y migración a otras redes sociales en un 90%, entonces ¿Qué pasa, nos están mintiendo con las cifras?

En mi opinión personal, creo que Facebook se hizo demasiado aburrido, plano y es una mezcla de 10 redes en una sola, lo que ha hecho que sea empalagosa. Adicionalmente, sus constantes cambios en el algoritmo, hacen que pautar sea cada vez más difícil, costoso y menos efectivo. También le golpean la cantidad de perfiles falsos, que quedan en evidencia cuando revisas las sugerencias de amistad y te das cuenta que más del 50% de dichas cuentas son irreales. Se ha hecho tan aburrido Facebook que ya la gente no genera el mismo contenido de antes, sino que se limita compartir publicaciones de terceros en altos porcentajes. De igual forma y por más que las supuestas cifras económicas les avalen enormemente, algo debe pasar y les debe preocupar, por eso no hay red social que crezca y ellos no quieran comprar (WhatsApp, Instagram, Etc.), situación que no logro entender del todo, basado en la ley anti monopolio de los Estados Unidos. De igual forma la percepción que tiene la gente de Mark Zuckerberg, ya no es la misma, ya no se le ve como un chico nerd que cambio el mundo y un líder, sino como un camaleón de cuidado. Por último, el futuro de lo digital está en la generación de contenido en vídeo, que hacia el 2020 no tendrá competencia que se le acerque y allí Facebook va a perder la pelea con YouTube e Instagram.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia




No hay comentarios:

Publicar un comentario