viernes, 14 de septiembre de 2018

Dinero: El Último Valor De Tu Vida






No podemos darnos el lujo de pasar por necios, al negarnos que, a la media de las personas, nos encanta vivir cómodamente, viajar a lindos y paradisiacos lugares, comer en exclusivos restaurantes, vestir de manera distinguida, ojalá volar en una clase preferencial, en fin, muchas cosas, y que aquello aparentemente solo se obtiene teniendo dinero para pagarlo. Por eso el día de hoy quiero escribir acerca de este tema y mostrarte varias aristas que te permitan ver lo mismo, pero desde distintos enfoques, ya que, como todo en tu paso por este mundo, no es totalmente bueno o totalmente malo, todo depende de la prioridad que le des en tu vida.


Ampliando un poco el cierre del párrafo anterior, puedo decirte que, el dinero es simplemente papel, que los gobiernos le han brindado una valoración. Cuando podés entender eso, ya habrás dado un paso importante, en tu relación con dicho elemento. Acto seguido vendría bien conocer, cuanto requerimos para cubrir necesidades, tener previsiones para improvistos y tener calidad de vida; en este último ítem, tenés que tener un cuidado especial para que ese presupuesto este dado por tu percepción y no por lo que te impone una sociedad de consumismo, por dolores o frustraciones del pasado, que te impulsan a ir detrás de una búsqueda frenética de algo que han llamado “estatus”, y que simplemente es comprar lo que no necesitas, con el dinero que no tenés, para impresionar a quien no le importa. Cuando yo aprendo a regularme y no desear más de lo que necesito, voy a poder tener un equilibrio de vida y una satisfacción, un llegar a la meta y no seguir en una carrera interminable y con una velocidad en aceleración constante, es decir, empezar a recorrer los caminos que me conducen a la felicidad.


Como valor agregado, estaría genial que comprendieras la distancia que existe entre la realidad vivencial y la expectativa de vida, que conocieras que, si hay una distancia muy grande entre una y otra, vas a tener desasosiego y frustración, pero si reorientas mejor esos horizontes, el resultado será todo lo opuesto y allí podrás hablar de calidad de vida. Créeme que esto va más allá de la venta de humo o de alguna muestra de conformismo, es tan así, que uno de los médicos clínicos más destacados de la Argentina, el doctor Daniel López Rosetti, realiza en su clínica un test de 50 variables, con las que se mide la felicidad.  Este ítem es muy importante para entender que no somos seres racionales, sino emocionales que razonamos y esto te conducirá a diferenciar lo que tiene precio de lo que tiene valor. Con base en lo anterior quiero ratificar y comprobarte que, el dinero es simplemente papel, con una de las tantas historias que dejó un personaje como Pablo Escobar, y la resumo en uno de sus días finales, donde escondido, temeroso, con un frio atroz y un hambre que lo mataba; decide al menos suplir una de sus necesidades, hacienda una fogata con bultos de dólares que tenía en su poder. Ponete a pensar por un momento ¿Para qué tanto dinero sino lo podía disfrutar? Si con el mismo no podía comprar tranquilidad, amistad, lealtad y lo peor de todo, alimentos, ¿Comprobaste que tenía razón en lo del papel, no es cierto?


Es muy curioso ver, como un mundo que se le está saliendo de las manos a grandes grupos de poder, política y economía, hacen sus jugadas más desesperadas creando personajes como las Kardashian, por mencionar solo uno, intentando hacer creer que tienen vidas perfectas, que el dinero y la fama lo vale todo, que hay que vivir con soberbia y prepotencia, y mil cosas más. Pobres de los títeres que se prestan para esta función y pobres de los que disfrutan de este paupérrimo espectáculo. Por eso quiero recomendarte, alejarte de redes sociales que te hablan de “mentes millonarias”, donde te muestran que la vida se centra en autos de lujo, mansiones, aviones y cosas por el estilo, como también de los coach que te llevaran a la riqueza financiera, te invito a investigarlos y seguro que deben tener más deudas que vos.


Atrévete mejor, a darle un precio a la felicidad de ver nacer a ese hijo deseado, al abrazo de ese amigo que sentiste en el alma cuando tuviste un problema que pensabas que iba a acabar con vos, el primer beso de ese amor de tu vida, un logro deportivo, cuando te demuestran el amor de mil maneras diferentes, o lo que se le parezca, y no lo vas a poder hacer porque no tienen precio, sino valor y son incomparables con los papelitos con números, estos últimos son lo que te van a dar calidad de vida, satisfacción y por ende felicidad.


Para ir cerrando, quiero decirte que rico no es el más tiene, sino el que menos necesita. De igual forma disfruta y valora desde un vaso con agua hasta la posesión más lujosa que pudieses tener. Con base en lo anterior, deja de correr detrás del dinero como ratoncito de laboratorio, mejor aprovecha ese tiempo para crecer como persona, para dejar un legado, que eso te hará eterno y para irte tranquilo de este mundo, en el momento justo que te toque hacerlo. Finalmente, piensa al levantarte ¿Sí hoy fuera mi último día de vida qué me gustaría hacer? Y verás que lo último que vendrá a tu mente será el ser más adinerado, eso te permitirá disfrutar más lo que haces, definir prioridades, consentirte y recordarle a quienes amas lo que sientes por ellos y lo valiosos que son en tu vida.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia