jueves, 29 de noviembre de 2018

Empresas Familiares - Más Allá De Lo Que Se Cree -






Cuando escuchamos el concepto de empresas familiares, se nos viene erróneamente a la memoria, la idea de compañías o emprendimientos desarrollados por personas que conforman una misma familia; y no es que no sea así, sino que si lo vemos desde la perspectiva total del asunto, si una organización quiere ser en realidad diferente y absolutamente innovadora, debería pensar de esta forma, es decir, que es una empresa familiar, conformada por personas con distintos apellidos, pero unidas por el mismo amor a lo que realizan. Para que me entiendas un poco mejor, te lo voy a empezar a explicar inmediatamente en el próximo párrafo.


Ahora se habla mucho de la supuesta falta de compromiso de parte de los Millennials, a la hora de querer mantener sus trabajos. Se les prejuzga y en cierta parte se les discrimina, llegando a tomárseles como el terror de organizaciones rígidas, arcaicas y burocráticas. Que por ser como son, no se sientan a analizar que, esta nueva generación viene más que marcada, por los dramas de sus padres que, fueron despedidos y que, en muchos casos, se vivió como la gran tragedia, por colocarse en riesgo el sustento diario o por no llegar a obtener la tan anhelada pensión. Entonces, como es más fácil criticar y entrar en pánico que, buscar soluciones, han hecho todo lo contrario de lo que deberían realizar, para hacer atractivo y apasionante, el estar dentro de la organización. Ten presente siempre esto - pensar que los Millennials se van de tu compañía por ser inconstantes, es tan inteligente como culpar a tu pareja cuando fuiste infiel, con la excusa que te descuido -.


Lo primero que deben hacer es conocerles realmente, comprender que son emocionales y no analíticos como otras generaciones que también tuvieron sus altas y bajas; colocarse en sus zapatos y, antes que nada, no verles como bichos raros que traen innumerables problemas a la organización. Acto seguido, empezar a crear cultura de innovación dentro de toda la organización, dando el primer paso desde cómo hacen la atracción del talento, dejando de lado el simple cubrir vacantes, olvidando contratar por títulos universitarios, e ir más por las vocaciones, pasiones y sueños en común entre la organización y esa persona. En ese estado, empezar a entender que esa persona no hace parte del activo fijo de la compañía, con quien se puede hacer lo que se le venga en gana, que jamás se va a ir, como si fuera una propiedad privada, por el simple hecho de pagarle un salario.


Es bueno saber que no tendrás el clima organizacional perfecto, porque no existen las familias de ese tipo, lo que, si debes agregar a todo lo que emprendas al interior de tu empresa, es mucha escucha, negociación y resiliencia. La escucha te servirá para entender a las personas, sus comportamientos, los actos que estos generan, al igual que sus consecuencias, deberás hacerlo realmente para entender y no para responder, generando siempre una contestación oportuna, detallada y respetuosa, ya que a las personas prefieren un “No”, a quedarse en el limbo sin una retroalimentación fundamentada. La negociación vendrá de la mano de la escucha y la deberás administrar como con los hijos, entendiendo su personalidad y buscando enseñar con el ejemplo, y orientar antes que reprender; para que enderece su rumbo, de no querer cambiar, podrás hacer modificaciones, ya que somos una empresa y no una entidad de beneficencia. Finalmente, con el uso de la resiliencia, tendremos el complemento perfecto, para poder comprender todas y cada una de las cosas que suceden en nuestra organización, lo que nos hará más fuertes, seguros, fortalecidos, homogéneos y visionarios, como valor agregado les permitirá a las personas, no tomarse todo como personal, evitando hipersensibilidades, deseos de revancha y cancerígenos egos que corroen a los miembros de los equipos de trabajo. Como acción adicional y vital en esta altura del proceso, deberías erradicar la gilada latinoamericana de la “doctoritís”, eso déjaselo a las universidades, que para eso y para crear diplomas andantes, sí que son buenas.


Gestiona planes estratégicos que mejoren la calidad de vida de tus miembros del equipo de trabajo, que prevengan el Burnout, gran problema que los gobiernos han querido hacerse de la vista gorda, de manera irresponsable, desconociendo el riesgo psicosocial que eso implica. Entonces ve más allá de actividades aisladas, de charlitas de motivación, de la fiesta de fin de año para embrutecernos en alcohol, y crea mejor, proyectos innovadores para empezar a inspirarlos, eso es de verdad, tocar la vida de dichas personas y de las que les rodean. Empieza pensando cómo te gustaría que te consintieran y continúa haciendo el ejercicio con el resto de la organización, paso a paso y sin prisa, pero de manera constante; a cambio retales a ser más apasionados por lo que hacen, a no presentar problemas sino soluciones, a no ver lo que falta sino lo que tienen para optimizarlo y para ser reconocidos de manera abierta y deferencial tanto dentro como fuera de la organización. Allí tus redes sociales, serán el lugar perfecto para lanzarles al estrellato (Employee Advocacy). Piensa en actividades diferentes, de impacto como un banco de horas, que se pueden canjear por planes familiares o de dedicación a ese hobby que les apasiona, actividades outdoor, como pueden ser planes de cocina donde el funcionario pueda invitar a su familia (espacio especializado para hijos), pareja o algún amigo muy cercano, este te lo aconsejo porque lo viví hace muchos años atrás con Laboratorios Abbott, y por el cual, hoy pienso primero en ellos a la hora de comprar cualquier medicamento. Para cerrar este párrafo te voy a dejar un par de actividades más, cómo podrían ser un área de quinck massage, para aprovechar las pausas activas, con un masaje relajante que nos libere de las tensiones y de la rutina laboral. La segunda actividad podría ser la creación de clubes de lectura, poesía, pintura, actividades lúdicas, dependiendo de los gustos de las personas que conforman tu organización, esto deberías saberlo preguntando uno a uno y no suponiendo o anteponiendo tu gusto personal.


Olvídate que el único placer de la vida de las personas está en el dinero, ya que existen personas muy adineradas que no se sienten realizadas, así que mejor trabaja con ellos a partir de la construcción de los sueños, eso nunca se olvidará, ya que es muy fácil olvidar cómo conseguiste tu primer millón de pesos, pero no quien te ayudo a alcanzar un sueño anhelado.


Finalmente convierte a la familia de los miembros de tu organización, en el centro de atención de las actividades de bienestar empresarial, recuerda saludarles y tener detalles en cumpleaños, grados, aniversarios, etc. Hazlos sentir acompañados y muy protegidos en momentos de duelo, crea planes de mentoring, incentivos y apadrinamiento para los familiares a la hora de crear emprendimientos, por qué no, prestamos con muy bajas tasas de interés, por mencionar algunas ideas básicas para tener en cuenta. Para cerrar hazles saber siempre lo valiosos que son sus familiares, por la función que desarrollan dentro de tu organización y lo vitales que son dichos familiares para que él se sienta inspirado en el día a día, y como resultado, siempre quiera dejar su marca y su huella al paso de los años.


Ya para despedirme, quiero decirte que, si analizas el pasado o preguntas, hace 30 años atrás hablar una segunda lengua, saber de sistemas, entre otras cosas, era todo un valor agregado y diferencial; hoy, es una obligación. Eso mismo va a pasar con el talento dentro de tu organización, hoy serás innovador y será un lujo que lo empieces a desarrollar, en una década, y de la mano de los Millennials, será una obligación que, de no darte cuenta, te aseguro que tu competencia sí lo habrá realizado, y por eso te ganaran la partida ¿Te quieres arriesgar a comprobarlo o mejor nos animamos a ser pioneros? Espero tu respuesta muy pronto.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario