viernes, 16 de noviembre de 2018

Propuesta de Valor ¡La Huella Única y Diferencial!






Decir que somos los mejores puede llegar a ser no del todo complejo, donde está realmente el reto, es en demostrarlo y mantenerse en el transcurso de los tiempos. Por eso el día de hoy quiero que, hablemos de tu propuesta de valor, y que se resume en aquello que te hace diferente. Para ir entrando en contexto, quiero compartirte un ejemplo que les planteo a los chicos de las universidades cuando recién se están graduando de sus pregrados o posgrados, y es básicamente a que  miren a su alrededor y se den cuenta que los diplomas que tienen en sus manos tienen la misma dimensión, la misma fecha, los mismos logos del ente académico, la misma resolución de la entidad que avala, las mismas firmas de los directivos, los mismos colores, diseños y peso, que lo único que cambia es los nombres que allí están, por eso es que su marca personal debe hacer la diferencia. Ese ejemplo tan básico y fácil de entender, es con lo que nos enfrentamos en el día a día, con un mercado cada vez más competido, más exigente, más personalizado, de sentimientos y emociones y que no busca tan solo suplir necesidades, sino que requiere un valor agregado. Con base en lo anterior quiero llevarte por una guía muy básica de cómo podrías crear tu propuesta de valor.

Vale la pena anotar que, la construcción de esta propuesta de valor para tu marca personal, debe ir más allá de una construcción gramatical que suene muy lindo y que llame la atención, porque si en la primera actividad, reto, o contacto con tu mercado objetivo, no demuestras la coherencia y la sinergia con la misma, vas a perder no solo una oportunidad de crecer empresarialmente, sino que vas a perder la confianza para cualquier actividad personal, profesional o corporativa que emprendas en tu vida. Para un mayor entendimiento, ya no le basta a Coca Cola con decir que es la chispa de la vida, como lo hacía hace 30 años atrás, sino que ahora desarrolla todo un Storytelling a partir de la felicidad, la unión familiar, la ayuda a los demás y los valores. Hoy juega un papel preponderante lo que hagas por el mundo, situación que cada vez más se afianzará gracias a los Millennials, y acá es donde realmente estará el reto para vos como marca personal, cómo para las organizaciones.

Dicho lo anterior, quiero empezar por recomendarte gestionar la búsqueda de tu esencia, que desde mi enfoque de construcción de marca personal, se fundamenta en el MarketCoach y donde deberías gestionar el proceso cruzando por la matriz de los seis campos, que aparte de ayudarte a conocerte cada vez mejor, también te dará la oportunidad de hacer cierres de ciclos del pasado, como refrescar logros obtenidos en tu vida y que a veces dejamos de lado, perdiendo de vista sucesos que le darían fortaleza y combustible al trayecto que estamos trasegando. Entonces empieza el recorrido por los campos que la componen, como son la matriz de la relación von vos mismo, con tu familia, con el trabajo, el entorno, la pareja y la sexualidad, fundamentales para una vida en equilibrio.

Es fundamental hacer de manera honesta, concienzuda y profunda el proceso anterior, ya que esto te permitirá, saber de qué estas hecho, que te apasiona y así, definir el objetivo de tu proyecto o propósito de vida, que serán el eje principal a la hora de construir tu plan de marketing personal, donde definirás tu estrategia a seguir, las tácticas, las acciones y los canales que emplearas, tanto off line como on line. En dicha construcción y con base en la construcción de tu matriz FODA, deberías centrarte en tus fortalezas, dejar de perder el tiempo tratando de hacer milagros con tus debilidades y entendiendo que lo único que puedes hacer en utilizar en tu vida son los recursos pocos o muchos, que puedas tener, no los que te hagan falta, que en el 90% de los casos, son la excusas perfecta para justificar el miedo para no salir a buscar lo que se quiere y se merece en nuestras vidas.

Una vez gestionado lo anterior le deberías sumar valores, que en estos tiempos de locura y desenfreno que vivimos, por desgracia, pasaron de ser una obligación a ser un lujo de altísimo valor. Finalmente, y para cerrar, suma carácter, disciplina, una pequeña dosis de terquedad y toda la pasión del mundo, esa sí que, en realidad, va a hacerte diferente y va a ser el éxito de tu propuesta de valor. No te confundas ni te dejes engañar, tu propuesta de valor nunca va a estar o se puede centrar en los títulos universitarios que puedas tener, en los pregrados, especializaciones, maestrías, doctorados, etc. Porque en este mundo innovador y en completa evolución, esos grados académicos, no dejan de ser simples papelitos decorativos, a los que las grandes organizaciones, los emprendimientos exitosos y las personas que cambian al mundo, cada vez menos miran, menos le creen, y que harán que las universidades tradicionales y basadas tan solo en sus acreditaciones de “altísima calidad”, sean una especie en vía de extinción.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,

Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia



No hay comentarios:

Publicar un comentario