viernes, 29 de marzo de 2019

La Debilidad Para Asumir Tus Fortalezas






Entre millones de razones que me hacen amar y ser un apasionado de esta profesión de ser consultor de marca personal, se encuentra una muy especial y es la que el día de hoy, nos une al escribir estas líneas. La misma tiene que ver con descubrir nuestras fortalezas, y lo más importante, con asumir el reto de empoderarnos de ellas, llevarlas a su máximo potencial, con el fin de llegar donde soñamos, o donde la vida nos necesita que lleguemos para liderar o guiar el camino de muchas personas que nos rodean.


Para que me vayas entendiendo de la manera óptima y colocándolo en palabras más coloquiales, lo antes escrito, pues vendría siendo más o menos que, no basta con serlo ¡Hay que parecerlo! Lo anterior se resume en dos aspectos fundamentales que vamos a profundizar, donde el primero es entender que descubrir ciertas fortalezas a veces, puede ser un camino bastante difícil y oscuro; lo que permite que sea más fácil para los demás ver dichas virtudes antes de poder hacerlo nosotros mismos. Lo anterior se ve potenciado de manera ostensible cuando tenemos problemas de autoconocimiento y de amor propio, ya que paradójicamente es más fácil dudar que creer; y de igual forma, es más fácil, quedarnos en nuestra zona de confort aparente que, salir al campo de batalla a dar la pelea con este súper poder, lo que te convertirá en un guerrero invencible. Cabe pena denotar que, este famoso confort en realidad no existe y podría ser llamado de manera correcta como conformismo.


Con el fin de alejarnos de nuestra realización y la felicidad, el mundo nos ha proporcionado la humildad y la arrogancia que, para mi entender, son igual de corrosivos y cancerígenos, ya que te cercenan el amor propio, te alejan del camino correcto y en algunos casos, te asigna como compañeros de viaje, a las personas menos idoneas que te podrías imaginar. En este campo te reitero como ya lo había escrito en otro blog que, la mejor alternativa la encontraras de la mano de la sencillez, que te permitirá entender y procesar las cosas buenas que vas obteniendo, decodificar para interiorizar la situación que la suerte no existe, si los proyectos; y que, aunque Dios es maravillosamente bueno, si nosotros no nos movemos, Él no va poder darnos el empujoncito que nos haga ir a una mayor velocidad o entrar en la senda adecuada, al desviarnos del camino. Con base en lo anterior estaría genial que le dieras las gracias a Dios por el don regalado, pero que, al mismo tiempo, te des el reconocimiento, por haberlo aprovechado de la manera espectacular y única que solo vos podrías haber realizado. Finalmente, para este primer punto, evita que el ruido del mundo, te impida escuchar tu voz interior al ciento por ciento, evita los murmullos distractores, que muchas veces vienen de tu espejo y de ese pajarito que nos habla al oído a diario, diciendo ¿Será que si vas a poder? ¿Estás seguro que te mereces eso? ¡Se van a reír de vos! Hay muchas personas más buenas que vos, no te arriesgues, más vale malo conocido que, bueno por conocer; por solo mencionarte algunas de sus lascivas frases. A las antes mencionadas, también se suman las del entorno y que muchas veces vienen de las personas que amamos y nos aman, que, por ese mismo sentimiento mal manejado, terminan convirtiéndolo en sobreprotección, minando el sendero que deberíamos transitar. Entonces, imagínate que, si el efecto de dichas palabras es perjudicial, cómo podría ser, si llegasen a venir de las personas que no nos quieren. Ahí más que nunca, vas a tener que llevar tu súper coraza que te proteja de los embistes del enemigo.


La segunda situación parte de entender que, con un don sin uso, poco y nada vas a obtener, así que, a esa gran fortaleza que descubriste, es fundamental asignarle, carácter, disciplina y pasión, deja de darle excusas y mejor dale herramientas, retos, premios, exposición, entre otros, que la lleven a colócarlo a prueba en el día a día, para que termine siendo vencedor al final de la jornada, entendiendo que podrás perder algunas batallas, pero jamás la guerra. Ten presente siempre que esos tres elementos van de la mano y no puede faltar ninguno de ellos, porque es como una mesa con la misma cantidad de soportes, y sencillamente, si faltase alguno de ellos, perderá estabilidad y podría hasta terminar cayéndose. En mi experiencia personal tengo que confesarte que, agregue una pequeña dosis de terquedad, lo que hizo que hace unos 8 años atrás en los momentos más difíciles de mi carrera de innovador a partir de la marca personal, pudiera mantenerme en pie de los embates de la vida, de las frases que no sumaban, de la falta de dinero y una fatal, de la falta de reconocimiento de un trabajo que hacía con toda la pasión y el amor del mundo. Pero ojo, no te confundas y no creas que nunca hice cambios en la manera de trabajar, porque en realidad hice millones adaptando mi producto al mercado, pero sin dejar de ser autentico, actualizándolo para entregar siempre la mejor versión, proyectándolo constantemente a soluciones que se necesitarían en 10 años, para ser realmente innovador; pero nunca cambiando el rumbo, porque ya había encontrado el destino que me llevará a cumplir mi propósito de vida, lo que permitirá que pueda dejar un legado que me haga eterno como pensaban los egipcios, y que hoy me hace ser conocido y reconocido a nivel mundial como un gran referente de la marca personal.


La invitación será entonces, a creerte la película, a convertirte en el actor principal de la misma, a darle toda la atención y prioridad que se merece, la valoración que esperas de los demás y la fe ciega que tienes en que será un film exitoso, sabiendo pasar la página, sin quedarte en los triunfos del ayer, sino pensar mejor en los del mañana.



Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario