viernes, 8 de marzo de 2019

Muchas Gracias Por Darnos Vida





El 8 de marzo conmemoramos una vez más, la celebración del “Día Internacional de la Mujer”, y por este motivo, es que he tomado la decisión de escribir el día de hoy acerca de ellas, de lo que pienso, siento y lo que percibo en la vida cotidiana, como en mi ámbito profesional. Por eso te invito a que me acompañes por estas cortas líneas a decirles de corazón: “Muchas Gracias Por Darnos Vida”, a invitarte a darles y darte la valoración que te mereces, si eres mujer, a no caer en doctrinas y falsas modas que no aportan a este mundo convulsionado en que vivimos, y lo más importante, a entender que somos complemento y jamás competencia.


Entrando en materia, la primera de las creencias que quiero erradicar el día de hoy, es el que a muchas personas se les habrá venido a la mente por el nombre de este escrito, y que no es otro que, el de pensar que las mujeres solo dan vida al quedar embarazadas y traer sus bebés al mundo. Esto es un error inmenso, ya que ellas dan vida y ganas de vivir en el día a día, con su ternura, con la manera diferente como ven la vida, por la pasión y el toque especial que le colocan a sus proyectos, por el amor que derrochan cuando alguien se ha ganado su corazón, por lo conciliadoras que tienen la magia de poder llegar a ser, entonces entendamos que tienen millones de opciones para generar vida o darnos una razón más para vivir, y por fin, les demos todo el valor, confianza, reconocimiento y posibilidades que se merecen. De igual forma a aquellas mujeres que tomaron la decisión de ser madres, agradecerles por haber tomado esta determinación, por las interminables noches cuidándonos, por no dormir hasta que no regresamos a casa, por el plato de comida hecho con el componente mágico del amor, que solo ellas podían colocar y que ningún chef por famoso que fuese, podría igualar. Por el ejemplo, por la protección y en ocasiones la sobreprotección, porque cuando se ama con el alma, no se conocen los limites, ni las condiciones y menos la palabra vacaciones, y en este parte de las madres doy fe absoluta, porque lo he vivido con mi mamita Susy Rodríguez, que por 45 años, no ha dejado un solo instante de dejar de vivir su vida, para que yo pudiese vivir la mía.


Que sea esta la oportunidad para alejarnos de las tendencias, las modas, los oportunistas y la manipulación de las cosas, como son el machismo y el feminismo, los cuales considero terriblemente cancerígenos y obsoletos. En el caso del machismo lo primero que debemos hacer es que las mujeres dejen de cultivarlo, y esto no te lo cuento desde la terquedad o lo que me parece, sino desde las cifras que me brindan la investigación de Mujer-Es, que realizo desde hace seis años atrás por Latinoamérica, que semana a semana, puedes recibir los testimonios en tu correo electrónico o por mis redes sociales y que me indica que el 97,85% de las entrevistadas, decía que no había nadie más machista o que le diera más duro a una mujer que otra mujer. Es más, en alguna ocasión alguna de las mujeres consultadas, me contó una anécdota donde una persona cercana a ella y que postura feminista, le inculcaba a su hijo que, la mujer que se consiguiera debería saber cocinar, planchar, coser y cuidarle, porque él no era un aparecido y merecía una mujer que lo cuidará como un rey… ¡ah bueeee! En realidad, desde ese día no paro de reírme de la falta de coherencia de esta persona.


Ahora se habla mucho de feminismo en nuestro continente y principalmente en los gobiernos populistas, pero lo que ellos quieren hacer ver como innovador y de su propia invención, se viene desarrollando desde hace más de 30 años, desde los Estados Unidos, si, desde el imperialismo Yankee que tanto odian y Europa, así que no descubrieron o hicieron nada, o capaz que sí, lograron jugar con la inocencia y los dolores de las personas para poder dividirnos aún más de lo que estamos, y así poder darle proyección a sus intereses propios, lejanos al bien común. Entonces la invitación es a respetarte y respetar a los demás, a dejar de ser los tontos útiles de personas a quienes nos les importamos realmente, a valorar sin distingos de color, edad, religión, género, o lo que se le parezca, yo te respeto porque sos un ser humano, un hijo de Dios y nada más. Te lo aseguro que con esto basta y sobra.


El paso a seguir para poder darle valor a esta celebración estará en pensar que todos los días son 8 de marzo, que cada instante es un momento espectacular para poder valorarles, hacerles sentir que son lo mejor que le pudo pasar al mundo, a escucharles, a recibir sus consejos, a disfrutar de sus cuidados y de dejarnos cuidar, porque en eso, no hay quien les gane, alejémonos de la competencia, de buscar lo que nos separa, para potenciar lo que nos une, a saber en qué sos buena para que me ayudes y en que soy bueno yo, para poder complementarte, y así, tendremos grandes parejas en la vida, en la amistad, en el amor, en el trabajo, construiremos tejido social, y por fin viviremos en el mundo que soñamos y que no estamos tan lejanos de conseguir, así las circunstancias o los medios quieran hacernos pensar lo contrario, es cuestión de actitud y un par de ajustes estratégicos a los engranajes de nuestra humanidad.


Para cerrar quiero decirte que, este blog del día de hoy lo escribo desde las enseñanzas no solo de la investigación que antes te mencioné, lo estudiado a lo largo de mi carrera profesional, sino también desde las enseñanzas que me deja el día a día, y en especial los aprendizajes que me brinda desde hace ya cinco años, siete meses y nueve días, la mejor maestra que tuve en mi vida, la mejor compañera de viaje, mi cómplice, mi consejera, mi consultora, mi amante y mi niña, mi guía espiritual, mi terapeuta, la CEO de mi proyecto empresarial, y la dueña absoluta de mi corazón; es decir, mi muy amada esposa.


Gracias queridas mujeres por seguir dándonos vida, desde mi trabajo les prometo seguir investigando, defendiendo, buscando espacios para que muestren todo el potencial que hay en ustedes, para continuar confirmándole al mundo que, ustedes no necesitan que les regalen nada, simplemente que les den la oportunidad de demostrar su grandeza e imparable poder, por favor nunca dejen de existir porque en realidad hoy tengo que volver a confesar algo que digo al cierre de mi conferencia y que es que, siempre que pasó algo bueno en mi vida, había una mujer al lado. ¡Infinitas gracias, por tanto, no tenemos como pagarles lo que han hechos para que algún día seamos hombres de verdad!



Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.


De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,



Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia

3 comentarios:

  1. Excelente como siempre amigo . Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno como siempre amigo, muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente encantador cada párrafo y cada palabra escrita por ti.
    Felicidades.

    ResponderEliminar