viernes, 5 de abril de 2019

7 Etapas Para Desarrollar Una Política De Marca Personal Corporativa






Para nadie es un secreto que, estamos viviendo una era de cambios, de reorganización de la humanidad y con base en ello, de nueva mentalidad del trabajo. Desde el marketing 3.0, por mencionar un ejemplo, se empiezan a buscar los valores de las marcas y su coherencia para cumplirles más allá de una campaña publicitaria, o de un aparente marketing social empresarial. Otro dato no menor, es la percepción de cómo estas nuevas generaciones ven, sienten y viven el trabajo; ya no como una obsesión y un vale todo, sino por el contrario, como una posibilidad de crecimiento, desarrollo de las pasiones y con base en lo anterior, la obtención de los sueños anhelados, teniendo siempre de guía del camino, el equilibrio que debe existir entre lo laboral y lo personal (Work Life Balance). Es así como hemos pasado de las áreas de manejo de personal a áreas de atracción y fidelización del talento; de hacer correr como ratoncitos de laboratorio a las personas detrás de una pensión que se convirtió casi en una utopía, para brindar ventajas tangibles y en tiempo real; generando que las organizaciones innovadoras tengan que pasar de gestionar acciones de motivación para construir, desarrollar y mejorar planes de impacto que, se vivan en el día a día, como lo es la marca personal corporativa y que hoy a grandes rasgos te resumo en 7 etapas. Estas son:


  1. Definición del líder del proyecto: Debe ser una persona capacitada, con altos valores de liderazgo, gran poder de comunicación y conocedora del concepto de marca personal corporativa, por eso será fundamental que sea una marca personal constituida, para que pueda enseñar desde el ejemplo. Normalmente las organizaciones innovadoras traen estas personas de fuera de la organización por poder tener dos ventajas adicionales, cómo podrían ser, el tener una visión diferente a la instaurada dentro de la misma y por traer a la persona idónea, con un empoderamiento absoluto de la temática y su desarrollo en el día a día. Un pilar fundamental en esta primera etapa debe ser la confianza y la posibilidad de acción que se le asigne, un presupuesto importante tanto desde lo económico, como desde los espacios de tiempo, obviamente sin que esto ponga en riesgo el correcto funcionamiento de la compañía y su salud financiera; pero sabiendo que con monedas y con segundos, no vas a poder transformar la realidad que se vive al interior.

  1. Definición del alcance: en esta etapa se debe definir el objetivo a alcanzar con este proceso y que pensando de manera innovadora, debería apuntar a un resultado que nos brinde un diferencial único en 10 años, y no pienses que es loco, descabellado o fuera de lugar esperar tanto tiempo aparentemente, mejor enfoca esa ideas pensando que, este lapso de tiempo te permitirá la creación de toda una cultura real corporativa, una adhesión de tu equipo profesional al 100%, un espacio para que paso a paso le vayas contando a tu mercado y al mundo lo que estás haciendo para ser diferente, y lo más importante, para brindar soluciones que impacten al mundo y que le permitan a tu organización el anteponerse a cualquier obstáculo que les presente en el camino, cómo el que siempre menciono pensando en esa cantidad de tiempo, y que será el de atraer talento, situación que les quitará más el sueño a las compañías, por encima del simple hecho de vender o ¿Quiénes van a producir u ofertar lo que desean comercializar de la manera correcta?.

  1. Elección de líderes del proyecto: busca que sean de diversas áreas y de diversas personalidades y lo más importante, busca a aquellos que dejen huella en su entorno laboral, lo que te obligará a hacer una muy buena búsqueda y selección. No te quedes simplemente con la elección de gerentes que, muchas veces no tienen el poder, el carisma, la comunicación que las personas a su cargo. Esto será una cuestión de capacidades y competencias y no de título de tarjeta. Acá vas a sembrar las bases de tu Employee Advocacy.

  1. Conversión de líderes a marca personal corporativa: esta etapa es muy similar a la que desarrollamos para emprendedores o referentes y que conlleva a desarrollar los tres pasos de conversión y que son: la búsqueda de la esencia y sentido de vida, desarrollo de la estrategia y las relaciones públicas comerciales. En este ítem no me voy a extender porque vas a encontrar material de sobra en mi blog, entonces no quiero ser repetitivo y mejor profundizar un poco más en las otras etapas.

  1. Creación del plan de marketing personal corporativo: en esta etapa se debe crear una sinergia entre el plan de marketing de la organización, los valores corporativos que, sería una maravillosa oportunidad para actualizarlos de la mano de tu equipo de estrellas dentro de la organización que, saben a qué sabe, a qué huele y como siente el interior de la misma. Finalmente súmale el nuevo ante proyecto del plan de marketing personal corporativo. Busca contar una historia que genere emociones, que conecte pensamientos, que despierte ese deseo de inspirar y que sea autentico, eso hará tu proyecto realmente exitoso. Continua la identidad del numeral tercero en la creación de la estrategia de Employee Advocacy.

  1. Ejecución del plan de marketing personal corporativo: empieza a desplegar la estrategia, la táctica y las acciones programadas, pero lo más importante, aprende cada vez mejor a contar la historia, a tener un equipo investigativo para darle el reconocimiento a eso héroes que tienen tatuado el uniforme, ya no basta con el cartelito con el empleado del mes, hay que hacer mucho más y esto aplica para contar la historia al exterior como interior de la organización. El ejecutarlo de manera correcta te dará el plus de convertirte en employer branding y así, no tendrás que salir a conseguir el talento, sino que ellos vendrán a buscarte para que, de la mano de tu compañía, ellos puedan fundamentar la construcción de las bases de sus sueños.

  1. Medición de resultados de KPI’s: como todo debe tener un retorno de inversión, esta no podría ser la excepción y acá te dejo otro consejo súper valioso y que viene dado en hacer foco realmente donde está la ganancia del proceso. No te centres en temas vanamente económicos, porque estarás desperdiciando muchos ítems de ganancia que no podrán tener precio, pero si valor, y que en los 10 años que hablamos antes, te harán el referente absoluto de mercado, por hacerlo diferente a tu competencia. En esta etapa también vas a definir cuáles son las marcas personales del siguiente año, las cuales van a ser entrenadas en el mismo proceso como fueron optimizadas esas pioneras. Para que me entiendas más fácil, si elegiste cinco marcas personales, ellos deben elegir 5 marcas personales cada uno, para enseñar con el ejemplo para terminar teniendo dos ventajas; la primera, la vas al generar un efecto cascada que en algún momento cubrirá toda la organización; y la segunda, el haber utilizado ese líder de proyecto externo solo el primer año, y no tener un consultor de por vida, generando ya no un costo, sino un gasto.

En tus manos dejo estos 15 años de investigación, mientras continúo pensando en mis productos y soluciones a 10 años, para que siempre vos y yo, vayamos un paso delante de lo que el mundo ve en la media de las situaciones. Eso nos hará diferentes, eso nos permitirá dejar un legado y ser unas marcas personales que lleguen a la inmortalidad.


Me interesa mucho tu opinión y que me brindes temas de tú interés; por lo que te invito a escribirnos, a darnos tu punto de vista y a proponernos tópicos para que sean desarrollados por el equipo creativo y de investigación de nuestra organización, al correo mercadeo@sowhat.com.ar.

De esta manera concluye nuestra editorial, la cual no podría cerrarse sin reiterar mi agradecimiento por leerme y darme tus opiniones. Se despide tu amigo,


Héctor Jiménez Rodríguez
@MarcaHectorJR
Facebook: /HectorJimenez.net
Youtube: MarcaHectorJimenez
@sowhatcolombia